jaumefarrerons

La doctrina mesiánica de Jabad Lubavitch sostiene, entre otras infamias, que los no-judíos somos seres satánicos e inferiores de una especie distinta a los judíos. El sentido de la existencia de los no-judíos consiste, para el “Rebe” Lubavitcher, en servir al pueblo escogido.

El diario on line “El Confidencial” publicó varios artículos sobre las relaciones entre Carles Puigdemont, ex presidente de la Generalitat de Catalunya que pretende finiquitar la unidad de España, y un polémico magnate judío. Con dichas noticias se hicieron públicos también los contactos entre Puigdemont y el rabino D. L., de Jabad Lubavitch, con quien el dirigente separatista se reunía en un reservado del restaurante kosher “Draps” de Girona. Sin embargo, “El Confidencial” en ningún momento denuncia la ideología de la secta Jabad (o Chabad), sino que califica al rabino como un representante del “judaísmo liberal”. Las ideas racistas y supremacistas de Jabad son, no obstante, de dominio público. Además, la información ha sido perfectamente contrastada, por cuanto sus fuentes son autores del prestigio de Israel Shahak, un profesor universitario israelí de fama mundial. Por otro lado, B. V., periodista del semanario “El Temps”, cuya pretensión era publicar un artículo sobre los oscuros vínculos  judaicos de Puigdemont, afirma haber sido amenazado violentamente por la secta judía en cuestión. De la historia se hace eco el también periodista, pero en este caso de “El País”, Oriol Güell i Puig en un interesante tweet. Finalmente, conviene señalar que de Albert Rivera y Societat Civil Catalana nunca más se supo, porque el propio Rivera, a pesar de su sedicente y vehemente anti-nacionalismo, ha propuesto erigir al ultranacionalista Estado de Israel como “modelo” de su futura España ―¿o sería mejor decir Sefarad?― neoliberal e hiper-capitalista:

http://www.publico.es/politica/ciudadanos-cs-incluye-israel-modelo-politica-educativa-economica.html

http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=59199

Por supuesto, que Rivera se postule como el Macron español -y que éste sea reconocido a su vez en Francia como el candidato de los Rothschild- no tiene nada que ver con el asunto.

Todo lo dicho constituye materia suficiente para un enorme escándalo, pero los medios de comunicación han silenciado el tema. El motivo de esta sordina quizá tenga que ver con un dato que en su día publicara el sociólogo noruego Johan Galtung, a saber, que la mayoría de los medios de comunicación occidentales están en manos de “judíos”:

https://actualidad.rt.com/sociedad/view/42488-Galtung-Los-jud%C3%ADos-controlan-medios-internacionales

Si alguien quiere informarse sobre quién es Galtung, aquí tienen su ficha en Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Johan_Galtung

No se trata, por tanto, de un peligroso “neonazi” o de un iluminado que publica en su blog las recurrentes teorías de la conspiración, sino un perfil científico y “de izquierda” democrática tan universalmente reconocido como Israel Shahak. El silencio de “El Confidencial” sobre las características doctrinales de Jabad, así como la censura y amenazas de que ha sido objeto el periodista de “El Temps”, encajan bien con la información de Galtung.

jewish fundamentalism in israel portada

A continuación, resumiremos en tres pasos el material disponible hasta el momento sobre el asunto, que acredita el titular del presente artículo: 1/ vinculaciones de Puigdemont con Jabad; 2/ ideología racista y supremacista de la secta; 3/ denuncia de las amenazas al periodista que intentó ventilar el tema.

El silencio de Ciutadans se certifica por la simple omisión de toda protesta.

VINCULACIONES DE PUIGDEMONT CON JABAD

Con fecha de 22 de febrero de 2018 publica “El Confidencial” una noticia donde leemos lo siguiente: “Un encuentro oculto confirma la relación de Puigdemont con el magnate ruso Aminov. El magnate se encontró con el entonces alcalde de Girona en un restaurante de la localidad. La Generalitat siempre negó que hubiera habido contactos” (sic). Véase artículo completo en el enlace:

https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2018-01-29/puigdemont-alcalde-girona-encuentro-aminov_1510399/

En el texto se hacen afirmaciones que conducen al objeto colateral de nuestro interés: “El encuentro ha sido reconocido por el Ayuntamiento de Girona, al revisar la agenda del entonces alcalde. En el mismo también estuvo presente el rabino D. L., un representante de la rama liberal del judaísmo de gran prestigio en la comunidad. De hecho, el Ayuntamiento explica que el encuentro estaba planeado con inicialmente con L., pero que Aminov se sumó con posterioridad”. No sabemos qué entiende “El Confidencial” por “judaísmo liberal”, pero si el liberalismo resulta compatible con el esclavismo, el colonialismo, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, la Nakba y el genocidio del pueblo alemán, entre otras lindezas, entonces aceptamos Chabad como liberalismo a pesar de que las resonancias semánticas del término parecen muy otras cuando se las separa artificialmente de su dark side, a saber, el capitalismo. Sólo en este caso, la chocante caracterización de Jabad Lubavitch no entraría en la categoría de las manipulaciones previsibles que se desprenden de la información publicada por el sociólogo Johan Galtung. A nosotros, en todo caso, no nos interesa aquí el magnate Aminov, de quien el artículo sostiene que ha estado relacionado con diversos affaires turbios, sino precisamente el rabino D. L. El artículo, en efecto, sigue así: “Tras encontrarse con Puigdemont el 11 de junio de 2016, Aminov seguía en Girona 10 días después y participó en un acto de inauguración del Centro de Estudios Judíos, que en buena parte ha financiado el propio Aminov pero cuyo impulso principal corrió a cuenta de la Jabad Lubavitch Fundación Privada, de la que forma parte el rabino L.” Aquí tenemos pues la evidencia de la relación entre Puigdemont i Jabad Lubavitch a través del rabino L. D. L. promueve el proyecto de construir una sinagoga en Girona, pero lo que ignoran los gerundenses es la doctrina que se esconde detrás y que Puigdemont no puede ignorar a tenor de sus estrechas relaciones con el citado rabino. Además, Puigdemont asistió a la reunión de rabinos schluchim o schlujim, que son todos de la secta Jabad y de la misma ideología que el “Rebe” Lubavitcher, y no, como podría parecer, rabinos que representen las presuntamente distintas y heterogéneas tendencias dentro del judaísmo con que cabría aminorar la indignación. Ambas afirmaciones pueden documentarse también con mucha facilidad. Véanse las imágenes del mencionado congreso rabulístico:

http://www.chabad.org/news/article_cdo/aid/3698868/jewish/Lone-Rabbis-From-23-Countries-Meet-in-Girona-Spain.htm

https://www.eltemps.cat/galeria/rabins-puigdemont-judaisme-jueus-catalunya-girona

http://www.shturem.org/index.php?section=news&id=95606

Sobre el significado del término “schluchim” o “schlujim”, véase en la Wikipedia la ficha harto engañosa, pero también muy clara al respecto, relativa a Jabad:

https://es.wikipedia.org/wiki/Jabad-Lubavitch

libersohn con pujol

IDEOLOGÍA RACISTA Y SUPREMACISTA DE JABAD LUBAVITCH

El siguiente paso, y el más espinoso porque “El Confidencial” parece haber manipulado la información con su referencia al supuesto “liberalismo” de un rabino schluchim (¿puede ser calificado de liberal el rabino de una secta racista y supremacista?), afirmación que implica el pleno conocimiento que el medio tiene sobre la ideología de Chabad y, por tanto, el hecho de que los periodistas eran completamente conscientes del fraude. Sin embargo, las fuentes son incontestables e, insistamos en ello, de conocimiento público. Un artículo de “Rebelión” explica quién es el mesías oficial de la secta:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183264

El texto de “Rebelión” cita como fuente el libro de los judíos israelíes Israel Shahak y Norton Mezvinsky. Shahak fue un profesor universitario famoso por la obra Historia judía, religión judía. Su seriedad intelectual y moral ha sido reconocida por Noam Chomsky, el filósofo, también judío, más importante de Estados Unidos. Israel Shahak constituye pues una eminencia intelectual y moral. ¿Quién cuestionaría el rigor y la validez de lo que afirma en Jewish Fundamentalism in Israel (1999)?. Así las cosas, tenemos la suerte de poder acceder a una traducción on line de su libro, de tal suerte que vamos a citar parte del fragmento donde “Rebelión” habla de Jabad Lubavitch por boca de Shahak y, acto seguido, enlazaremos la obra entera. El fragmento es el siguiente:

La diferencia entre un judío y una persona no judía proviene de la expresión conocida: “Vamos a diferenciar “Por lo tanto, no tenemos un caso de un cambio profundo en el que una persona no está simplemente en un nivel superior. Más bien, tenemos un caso de “vamos a diferenciar” entre especies totalmente diferentes”. “Esto es lo que hay que decir sobre el cuerpo: el cuerpo de una persona judía es de una calidad totalmente diferente del cuerpo de los [miembros] de todas las naciones del mundo… La diferencia en la calidad interna entre los judíos y no judíos es “tan grande que los cuerpos deben ser considerados como especies completamente diferentes”. “Existe una diferencia aún mayor en lo que se refiere al alma. Existen dos tipos de alma opuestos, un alma no judía proviene de tres esferas satánicas, mientras que el alma judía proviene de la santidad”. “Como se ha explicado, el embrión es llamado un ser humano, ya que tiene el cuerpo y el alma. Por lo tanto, la diferencia entre un embrión judío y un embrión no judío puede ser entendida “. “… La diferencia general entre los judíos y los no judíos: Un judío no fue creado como un medio para algún [otro] fin; él mismo es el objetivo, ya que todas las emanaciones de la sustancia [divina] fue creada sólo para servir a los judíos”. “Las cosas importantes son los judíos, ya que no existen para ningún [otro] propósito; ellos mismos son el objetivo [divino]”. “Toda la creación entera [de los no-judíos] existe sólo para el bien de los judíos”.

shahak1

Hete aquí el documento on line:

http://www.rebelion.org/docs/210233.pdf

Encontrarán el citado fragmento del artículo de “Rebelión” en las páginas 145-147 de la versión on line enlazada. De hecho, la reproducida no es exacta, pero sólo porque la versión original es mucho peor y, por decirlo de forma suave, literalmente horrorosa. Tanto asco produce que no la vamos a reproducir aquí. Sin embargo, siempre podrían reprocharnos que la versión on line constituye un engaño antisemita y no se corresponde con el texto original de la obra. Una afirmación poco sostenible debido al prestigio de la página de “Rebelión”, conocida por sus posiciones de izquierda y donde publican sus artículos prestigiosos intelectuales progresistas de todo el mundo. En cualquier caso, y para difuminar las dudas, hemos confrontado el texto con el original de la versión castellana. El libro ha sido publicado, bajo el título de El fundamentalismo judío en Israel, en Editorial Canaán, Buenos Aires, el año 2015, ISBN 978-987-1643-23-3. El traductor es Luís César Bou. El mismo texto que en la versión on line se encuentra en las páginas 142-144 del volumen que hemos consultado nosotros. Todavía pueden argumentar, empero, los incrédulos, que la traducción castellana es un fraude. Así que hemos adquirido el original en inglés, que fue publicado en Londres, Pluto Pless, 1999, ISBN 0 7453 1281 0 hbk. En las páginas 59-61 encontramos los mismos textos del “mesías” de Jabad transcritos arriba, pero en la lengua original de su redacción. El autor cita, en efecto, la fuente de las citas de Menajem Scheerson, a saber, la obra Gatherings and Conversations, publicada en Holy Land en 1965 según la fuente.

En consecuencia, la información es cierta y Puigdemont debería dar explicaciones al respecto. Pero no lo hará porque en determinadas materias quedan en suspenso los mecanismos normales de control democrático propios de la política y del periodismo. Nadie ha levantado la voz y, por supuesto, no se trata de ninguna conspiración.

artur mas kippa

DENUNCIA DE LAS AMENAZAS AL PERIODISTA QUE INTENTÓ VENTILAR EL TEMA

El periodista que “levantó la alfombra” de todo el asunto es B. V., un judío catalán independentista que ha sido director de la revista “El temps”. No se puede pretender, por tanto, que todo este asunto es una invención nuestra. Explica la historia el también periodista, de “El País”, Oriol Güell i Puig. El conflicto comienza ya, al parecer, durante la sucesión de Artur Mas por Puigdemont. En nuestra modesta opinión, la cuestión era, dentro de CDC/PDeCAT, si se pertenecía o no al Clan del Pinyol, el núcleo interno de la organización criminal pujolista que ha saqueado Cataluña durante los últimos treinta años. Enlazamos el relato de Güell:

https://twitter.com/oriolguellipuig/status/947457714455830529

El señalado periodista de “El País” cita un fragmento del blog de B. V. que es para mojar pan:

Finalment, la galeria de fotos que ens va fer en Jordi Borràs era sobre el primer congrés rabínic que se celebrava a l’Estat espanyol -l’organitzaven els jueus hassídics Lubavitch a Girona. Això només havia de ser una petita part de l’avortat article que havia d’acompanyar la galeria de fotos, sobre els lligams jueus i la política jueva de Puigdemont. Aquella setmana, Puigdemont va tenir dos actes jueus de rellevància. L’article no es va poder publicar de la quantitat de merda que va sortir del tema i que em va valer un menacing chuckle de Puigdemont perquè involuntàriament li airejava un drap brut gironí. També em va valer una amenaça molt més directa i violenta per part del president de la Fundació Chabad Lubavitch. El problema el tenen ells per les companyies que freqüenten, no pas jo per fer bé la meva feina i descobrir-ho. 

B. V. denuncia, pues, “amenazas violentas” del presidente de Jabad, a saber, el rabino D. L. Afirma que el artículo a la sazón en proceso de elaboración no fue publicado a la postre por la “cantidad de mierda” (sic) que salió sobre el tema. Tratábase de un artículo sobre “la política judía de Puigdemont”, formulación ambigua que no sabemos si califica la política de Puigdemont respecto del judaísmo o la política de Puigdemont en su conjunto. Normalmente, que haya “mierda” debería ser un motivo adicional para publicar informaciones de interés sobre un dirigente político de la relevancia de Puigdemont, personaje embarcado en la aventura de destruir el secular Estado español, pero en el caso del racismo judío, con el president implicado en una suerte de criptoalianza con Sefarad, parece ser que ha funcionado la sempiterna censura oligárquica acreditada por el sociólogo Johan Galtung. Tampoco ha ayudado aquí el compromiso no-nacionalista de Rivera y de Societat Civil Catalana, el cual se detiene, aterrado o colaborador, ante el ultranacionalismo judío, sionista e israelí en Sefarad. Unos y otros, unionistas y secesionistas,  parecen actuar, en todo caso, como obedientes lacayos de un amo remoto, los Rothschild, cuyos tentáculos intúyense por doquier. Tanto los nacionalistas catalanes de JxCat cuanto los no-nacionalistas españoles que son instados a avergonzarse del nacionalismo todo, incluido el español, en las manifestaciones unionistas, deberían tomar nota de lo sucedido y cuestionarse a qué líderes están rindiendo su confianza.

Jaume Farrerons

Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA)

Presidente

Figueres, 4 de marzo de 2018