En la foto, “víctima del Holocausto” golpeando a un niño.

abuso niños

Después de asesinar a 200 palestinos —y herir a decenas de miles más— que se manifestaban pacíficamente frente a la valla de Gaza, Israel deporta a otros 700 por el “delito” de vivir en Jerusalén Este, la capital de Palestina según la ONU. https://www.naiz.eus/eu/actualidad/noticia/20181122/el-tribunal-supremo-de-israel-abre-la-puerta-a-expulsar-a-700-palestinos-de-jerusalen-este Estamos ante un claro proyecto genocida judío de limpieza étnica que viene produciéndose desde 1948 con la total complicidad, por activa o por pasiva, de los gobiernos occidentales. La doctrina de los Derechos Humanos hiede, ha sido ridiculizada y echada a perder por esta bochornosa dictadura de la banca. ¿Quién va a creer en unas normas que sólo se aplican a los presuntos “fascistas”, pero no a los “antifascistas”? Éstos, de derechas o de izquierdas, han cometido ya muchos más crímenes que los propios fascistas. La narrativa forjada a propósito de la Segunda Guerra Mundial —supuesta cruzada humanitaria contra “el mal”— toca a su fin. Los pueblos europeos deben arrancar a sus opresores oligárquicos la máscara con que, desde 1945 hasta hoy, han ocultado sus verdaderas intenciones.

Figueres, 22 de noviembre de 2018