LA HUELGA GENERAL SEGÚN SOREL. Reflexiones sobre la violencia constituyente en Francia. La perplejidad del niñato-presidente resulta ya un tanto cómica. Emmanuel Macron, este petulante, deplorable, racista y desdentado títere de los Rothschild,  descubre hoy la figura de su ex compatriota n-r Georges Sorel:

Cada conflicto que da lugar a violencias resulta, pues, un choque de vanguardia, y nadie podría prever qué puede salir de tales enfrentamientos; aunque se aplace el gran combate, en realidad, cada vez que se llega a las manos, los huelguistas tienen la esperanza de que comience la gran batalla napoleónica (en la cual los vencidos quedan definitivamente aplastados); y de ese modo se engendra, mediante la práctica de las huelgas, la noción de una revolución catastrófica (Georges Sorel, Réflexions sur la violence, 1906).

La resistencia nacionalista y populista de la gente (los gentiles) desborda las previsiones de la elite (pueblo elegido). La herencia de los gilets jaunes, chalecos amarillos, cuyos gritos de guerra hacen resonar ecos de 1789, no cayó en saco roto y hácese omnipresente desfilando —marcial— por las calles francesas. Parece esta vez clara la admonición revolucionaria y los propios policías que han de reprimirse a sí mismos podrían en breve volver la espalda a sus mandos políticos oligárquicos. Si no se somete a la voluntad popular de la nación soberana, la oligarquía debería, en efecto, poder ser derrocada mediante la violencia legítima.

Es lo que tiene la división de poderes, a saber, que presupone, además del legislativo, el ejecutivo y el judicial, un “cuarto poder”, un “meta-poder”, constituyente de los otros tres. La clave táctica del asunto está en los sindicatos policiales y en la evidencia de que no estamos sólo, pese a todas las formalidades, ante una huelga sindical ordinaria por las condiciones de trabajo, sino también ante una huelga política cada vez menos encubierta:

“Hay un hartazgo general con el Gobierno, esto va más allá de las pensiones”, sostuvo Nakissa, dispuesta a “mantener el pulso” con el Ejecutivo el tiempo que sea necesario. Isabelle, profesora de la enseñanza privada de 51 años, asentía a unos metros. “Esto es una manifestación contra un Gobierno autoritario que ni siquiera es capaz de decirnos el detalle de una reforma que prepara desde hace meses”. Los profesores son uno de los sectores que más ha secundado la huelga, junto con el ferroviario, según cifras tanto del Gobierno como de los sindicatos. Christophe, trabajador ferroviario en París, rechazaba de plano que se trate de una huelga para defender los privilegios de sectores como el suyo, uno de los que gozan de los “regímenes especiales” —como una jubilación a partir de los 52 años— con los que quiere acabar el Gobierno con su reforma. “Aquí están hoy manifestándose bomberos, personal de aerolíneas, enfermeros, profesores… esto es algo que va más allá de los regímenes especiales”, sostenía. En la mente de todos planeaba este jueves la huelga de referencia, la que en 1995 paralizó el país durante varias semanas y acabó forzando a recular al primer ministro, Alain Juppé —mentor del actual jefe de Gobierno, Édouard Philippe— que retiró su propuesta de aumentar la edad de jubilación. Los sindicatos ya han manifestado su intención de prolongar las protestas y han anunciado fuertes recortes en los transportes al menos este viernes. Isabelle también salió a la calle hace casi un cuarto de siglo. “Espero que esta sea más fuerte ahora. Este Gobierno es más autoritario aún que el de Nicolas Sarkozy”, comentaba. “Tiene que ser mucho más fuerte que en 1995”, coincidía el ferroviario Christophe. “Entonces fue sobre todo una huelga de ferroviarios. Hoy es una huelga de todo el pueblo, de los ciudadanos”.

Huelga soreliana. Que no te engañen.

Figueres, la Marca Hispànica, 19 de diciembre de 2019

————

Fuente de la cita: Georges Sorel, Reflexiones sobre la violencia. Prefacio de Isaiah Berlin, Madrid, Alianza, 2005, p. 124.

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2019/12/macron-monarca.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2019/12/macron-monarca-150x150.jpgREDACCIÓ CARRER LA MARCACapitalismoInternacionalLA HUELGA GENERAL SEGÚN SOREL. Reflexiones sobre la violencia constituyente en Francia. La perplejidad del niñato-presidente resulta ya un tanto cómica. Emmanuel Macron, este petulante, deplorable, racista y desdentado títere de los Rothschild,  descubre hoy la figura de su ex compatriota n-r Georges Sorel: Cada conflicto que da lugar a...Semanario online