PARA PUIGDEMONT COMIENZA LA CUENTA ATRÁS. Seguirá el ex president per accident los pasos de Oriol Junqueras. Con esta mera gestión administrativa de la justicia española comienza, en efecto, a funcionar el reloj para este gran embaucador y mentiroso sionista que ha intentado encubrir los negocios ilícitos de la oligarquía regional catalana bajo el manto del patriotismo. 

El Tribunal Supremo presentó hoy ante la Eurocámara el suplicatorio en virtud del cual el juez Pablo Llarena solicita la retirada de la inmunidad parlamentaria a Carles Puigdemont y, en la práctica, su inhabilitación como como eurodiputado.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sigue propagando sus efectos y, en este caso, llega hasta Puigdemont. El juez del Supremo Pablo Llarena ha pedido a Bélgica que deje sin efecto los plazos para resolver las órdenes europeas de detención cursadas en su contra y en contra de Toni Comín, que mantiene, y ha reclamado al Parlamento Europeo que suspenda la inmunidad del ‘expresident’ al considerar que los hechos que le imputa son muy anteriores al momento en el que obtuvo la condición de eurodiputado. Ratifica, además, la orden de detención en el territorio español donde, si son arrestados, no les alcanzaría la inmunidad al estar ya procesados y no se requeriría suplicatorio.

El asedio inexorable de la justicia —y de la verdad— se va cerrando entorno al criminal convergente. Al mismo tiempo, redúcense también las posibilidades de Convergència —o de sus siglas de reposición— en cuanto partido capaz de continuar controlando las palancas institucionales de la Generalitat de Catalunya, actualmente en manos del xenófobo y racista anti-español Quim Torra. Puigdemont representa la última baza política después del fiasco de Laura Borràs y las últimas revelaciones sobre la implicación de Artur Mas en la trama del 3%. El Clan del Pinyol no dispone así de otro testaferro con posibilidades electorales que un prófugo de la justicia. Algo que pertenece, por decirlo de alguna manera, al patético destino del proyecto pujolista desde los tiempos de los casos Banca Catalana y Casinos. Para los postconvergentes en proceso de extinción institucional, que no sociológica —Cataluña está repleta de este tipo de energúmenos—, sólo queda la opción de alargar cuatro años más la agonía. ¿Cómo? Convocando Torra elecciones autonómicas antes de que Puigdemont sea inhabilitado para que, como cabeza de lista con todavía suficiente tirón popular, pueda Convergència-PDxCAT-JxCat revalidar su mayoría y, luego, nombrar a otro títere, vale decir, a cualquier imbécil y corrupto sin honor ni dignidad que se preste a ello, presidente-payaso de la Generalitat. La lobotomización doctrinal del electorado catalán de derechas hace posible esta opción. Y no hay otra si la mafia del Clan del Pinyol aspira a continuar parasitando un tiempo más —pero por fortuna ya poco— al pueblo trabajador catalán, su principal víctima en los últimos cuarenta años.

Figueres, la Marca Hispànica, 10 de enero de 2020.

PUIGDEMONT CUENTA POR SEMANAS SU TIEMPO DE INMUNIDAD

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/01/puigdemont-oriol-pujol.pnghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/01/puigdemont-oriol-pujol-150x150.pngREDACCIÓ CARRER LA MARCANacionalconvergència,PuigdemontPARA PUIGDEMONT COMIENZA LA CUENTA ATRÁS. Seguirá el ex president per accident los pasos de Oriol Junqueras. Con esta mera gestión administrativa de la justicia española comienza, en efecto, a funcionar el reloj para este gran embaucador y mentiroso sionista que ha intentado encubrir los negocios ilícitos de la...Semanario online