EL 18 DE OCTUBRE DE 2019 SE REALIZÓ EN NUEVA YORK UN SIMULACRO DE PANDEMIA DE CORONAVIRUS QUE PREDECÍA 65 MILLONES DE FALLECIDOS. Al llamado Evento 201 asistió Bill Gates y representantes del Foro Económico Mundial. Como hemos venido informando, la autoridad sanitaria estadounidense ha reconocido ya que presuntos fallecidos por gripe influenza en EEUU habían muerto en realidad por Covid-19. Según las autoridades chinas, la transmisión del virus desde Estados Unidos a Wuhan se produjo en unos juegos militares donde participaba representación estadounidense. Dichos juegos coinciden en las fechas con el simulacro del Johns Hopkins Center. 

La publicación sionista Infobae, poco sospechosa de anti-americanismo, reporta que

Quienes hicieron el mapa de John Hopkins ya habían hecho un simulacro en octubre pasado. En Nueva York se realizó un ejercicio sobre los riesgos y efectos de un eventual brote global.

Y añade:

El 18 de octubre de 2019, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, en asociación con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates, llevó a cabo en Nueva York el “Evento 201”. Este evento, del que además participaron líderes mundiales de negocios, gobierno y salud pública, consistió en un simulacro pandémico de alto nivel en el que fueron expuestas las áreas en las que serían necesarias “alianzas público/privadas” para hacer frente a una eventual pandemia de coronavirus y disminuir las consecuencias económicas y sociales a gran escala. “El ejercicio sirvió para resaltar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surgirían en una pandemia muy severa”. “En los últimos años, el mundo ha visto un creciente número de sucesos epidémicos, que asciende a aproximadamente a 200 anualmente. Estos acontecimientos están aumentando y son perjudiciales para la salud, las economías y la sociedad”, señalaron los diferentes organismos que formaron parte del evento. Las partes coincidieron en que la gestión de ese tipo de sucesos “agota la capacidad global, incluso en ausencia de una amenaza de pandemia” y lanzaron una advertencia: “Los expertos coinciden en que es solo cuestión de tiempo antes de que una de estas epidemias se vuelva global, una pandemia con consecuencias potencialmente catastróficas”.

Por pura casualidad, en octubre de 2019 se celebraron en Wuhan unos juegos militares mundiales con participación norteamericana. Como ya hemos informado, el hecho probado de que existan en EEUU casos de Covid-19 anteriores al brote de Wuhan ha llevado a las autoridades chinas a preguntarse cómo llegó el virus de EEUU a Wuhan. Según el diario deportivo Marca, las fechas del Evento 201 y los mencionados juegos deportivos militares son las siguientes:

No de forma oficial, por el momento, pero sí en boca de representantes oficiales, China apunta a un origen estadounidense de la pandemia, que si apareció en Wuhan fue porque llegó allí a través de los Juegos Mundiales Militares, que se celebraron del 18 al 27 de octubre precisamente en Wuhan. El primero en señalar la teoría fue el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian a través de su cuenta de twitter -red social, por cierto, que no funciona en China-. Este publicó un video de Robert Redfield, director de Control y la Prevención sanitaria en EE.UU, que declaró al Congreso de EE.UU el 11 de marzo que algunas muertes por gripe en EE.UU antes del inicio de la crisis fueron identificadas más tarde como casos provocados por el coronavirus.

De manera que existe una coincidencia de fechas asombrosa entre el Evento 201, es decir, la predicción de la pandemia en Nueva York, y el inicio de los juegos militares mundiales en Wuhan. ¿Casualidad?

Zhao se preguntaba en su twitter por el paciente cero estadounidense, sobre el que Redfield no da más datos (…).

¿Por qué Robert Redfield, de los CDC (autoridad sanitaria estadounidense), oculta la información detallada (fechas exactas, personas) sobre los fallecidos diagnosticados erróneamente en EEUU por Covid-19? Además, según Marca, en la red social china quedaron registrados ciertos comentarios harto sospechosos sobre lo sucedido durante los juegos militares mundiales:

También se ha publicado en China que durante estos Juegos, en los que participaron 9.603 deportistas militares, de 104 países, con 27 pruebas y 316 eventos, varios estadounidenses fueron hospitalizados por “una extraña neumonía”. El doctor Zhong Nanshan, jefe de la Comisión Nacional de Salud de China, que ha dirigido la lucha contra la enfermedad y espera que se consigue su control en el mes de abril, afirmó el 27 de febrero que “la infección se detectó por primera vez en China, pero el virus puede no haberse originado en China”.

LA SIMULACIÓN DE LA JOHNS HOPKINS

De acuerdo con lo reportado por Infobae, que reproducimos literalmente, la simulación desarrollaba una situación muy parecida a la actual, con la única diferencia de que el brote se producía en Brasil:

El “Evento 201” simuló un brote de un nuevo coronavirus transmitido de murciélagos a cerdos, y de éstos a personas, que eventualmente se vuelve eficientemente transmisible de persona a persona, lo que deriva en una pandemia severa. “El patógeno y la enfermedad que causa se basan en gran medida en el SARS, pero es más transmisible en la comunidad por personas con síntomas leves”. La enfermedad simulada “comienza en granjas porcinas en Brasil, de manera silenciosa y lenta al principio, pero luego comienza a propagarse más rápidamente en entornos de atención médica”. “Cuando comienza a extenderse eficientemente de persona a persona en los barrios de bajos ingresos y densamente poblados de algunas de las megaciudades de América del Sur, la epidemia explota. Primero se exporta por transporte aéreo a Portugal, Estados Unidos y China, y luego a muchos otros países. Aunque al principio algunos países pueden controlarlo, continúa extendiéndose y reintroduciéndose, y eventualmente ningún país puede mantener el control”.

Ya sabemos que los judíos no comen cerdo y, por tanto, en el simulacro está implícito que el pueblo escogido queda exonerado de antemano de la culpa de transmitir el virus de los animales a los humanos. Las predicciones de la Universidad Johns Hopkins coinciden casualmente con lo que dos meses después comenzaría a ocurrir en China. Un castigo divino que supuestamente tenía su causa en el hecho gastronómico de que los chinos —pecadores empedernidos pero con una media de Coeficiente Intelectual más alta que los judíos—, además de cerdo, comen supuestamente sopa de murciélago. Esta extraordinaria coincidencia causal-teológica entre la narrativa oficial de los hechos, la Halajá (ley judía) y las profecías de The Family reunida en el Johns Hopkins Center tiene que ser también calificada de puramente azarosa. La grave ofensa a Dios —el dios bíblico y judío, se entiende— ocasionaría en todo caso graves prejuicios a la humanidad:

“Como toda la población humana es susceptible, durante los primeros meses de la pandemia, el número acumulado de casos aumenta exponencialmente, duplicándose cada semana. Y a medida que se acumulan los casos y las muertes, las consecuencias económicas y sociales se vuelven cada vez más graves”, explicaron tras el simulacro.

Anticipa así el Johns Hopkins Center, en efecto, la grave crisis económica y social, tan deseada por la oligarquía financiera —que en su día manifestara gozoso el oligarca David Rockefeller—, como requisito para implantar el nuevo orden neocon sionista bajo las directrices de un gobierno mundial. Si hemos de hacer caso de la profecía milagrosamente cumplida, la pandemia se prolongará durante más de un año:

El ejercicio arrojó que la pandemia de coronavirus ficticia comenzó a disminuir tras 18 meses. No obstante, ésta continuaría “hasta que haya una vacuna efectiva o hasta que el 80-90% de la población mundial haya estado expuesta”. “A partir de ese momento, es probable que sea una enfermedad infantil endémica”, concluyeron.

Y, según Diario 16, provocará 65 millones de víctimas:

El escenario termina a los 18 meses con 65 millones de muertes. En ese momento la pandemia comienza a disminuir debido a la disminución del número de personas susceptibles.

Evidentemente, esta duración extraordinaria provocará una debacle económica de dimensiones devastadoras y justificará la imposición de medidas políticas drásticas que la pueblos tendrán que aceptar dócilmente como si se tratara de la voluntad divina. Mientras tanto, los oligarcas contemplan cómodamente el desarrollo de estas operaciones de terrorismo contra la población que empequeñecen los atentados islamistas de falsa bandera perpetrados por ellos mismos durante la última década. De acuerdo con el reporte de Infobae:

El pasado mes de enero, apenas unos meses después del simulacro realizado en Nueva York, la Universidad Johns Hopkins desarrolló un mapa interactivo para seguir minuto a minuto el avance del COVID-19 en China y el resto del mundial. El mapa permite ver el crecimiento en el número de infectados, muertos y recuperados en los distintos rincones del planeta.

Una suerte de plano de batalla donde los oligarcas pueden observar el desarrollo de sus predicciones-profecías-planes conducentes a la más horrorosa tiranía de la historia.

La Universidad Hopkins se defiende de las críticas afirmando que nunca hizo predicciones; admite así tácitamente que dichas predicciones resultarían inculpatorias:

‘Evento 201’, una simulación de pandemia y no una previsión. Algunas de las publicaciones también mencionan el “Evento 201”, organizado por la Fundación en unión con la Universidad Johns Hopkins y el World Economic Forum. Este encuentro era una simulación de una pandemia y se llevó a cabo el 18 de octubre de 2019 en Nueva York. Las publicaciones que circulan por redes sociales tratan de levantar sospecha sobre el encuentro. “Es sospechosa, por decir lo menos, especialmente cuando se considera que se llevó a cabo solo unos meses antes del brote de coronavirus”, indica uno de los artículos. Sin embargo, la Universidad Johns Hopkins subrayó en un comunicado que “el ejercicio ilustró las áreas en las que serán necesarias alianzas público-privadas durante la respuesta a una pandemia severa para disminuir las consecuencias económicas y sociales a gran escala”. No se hizo ninguna predicción, subraya la Universidad después de que empezaran a circular informaciones erróneas en redes sociales.  Para la simulación, “modelamos una pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no era una predicción. En cambio, el ejercicio sirvió para destacar los desafíos en cuanto a la preparación y las respuestas que probablemente surgirían en una pandemia muy grave”, ha explicado la Universidad. “No predecimos ahora que el brote de nCoV-2019 matará a 65 millones de personas. Aunque nuestro ejercicio de mesa incluía un simulacro de un nuevo coronavirus, los datos que utilizamos para modelar el posible impacto de ese virus ficticio no son similares a los del nCoV-2019”, ha insistido.

Sin embargo, según Infobae, como hemos visto, sí se hicieron predicciones harto detalladas. Enlazamos el comunicado del John Hopkins Center por una mera cuestión de objetividad informativa.

La estupefaciente pasividad de los gobiernos occidentales (no así del gobierno chino), que han permitido la difusión del virus entre la población sin reaccionar ni hacer absolutamente nada hasta que ya se había alcanzado la fase de transmisión comunitaria, es decir, masiva, permiten presumir que, como afirma Noam Chomsky, nos hallamos ante la crónica de una pandemia anunciada, organizada y deseada por la oligarquía financiera mundial de ideología neocon sionista. Pero los lectores pueden sacar sus propias conclusiones.  Seguiremos informando.

Figueres, la Marca Hispànica, 22 de marzo de 2020.

LA AUTORIDAD SANITARIA ESTADOUNIDENSE RECONOCE FALLECIDOS EN EEUU POR COVID-19 ANTES DEL BROTE CHINO

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/Event201-logo.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/Event201-logo-150x150.jpgEDITORInternacionalcoronavirus,crímenes del liberalismo,imperialismo,neocolonialismo,neoliberalismo,oligarquía,sionismoEL 18 DE OCTUBRE DE 2019 SE REALIZÓ EN NUEVA YORK UN SIMULACRO DE PANDEMIA DE CORONAVIRUS QUE PREDECÍA 65 MILLONES DE FALLECIDOS. Al llamado Evento 201 asistió Bill Gates y representantes del Foro Económico Mundial. Como hemos venido informando, la autoridad sanitaria estadounidense ha reconocido ya que presuntos...Semanario online