LA INFORMACIÓN APARECE PUBLICADA EN 2015 Y 2016 EN LA REVISTA CIENTÍFICA NATURE MEDECINE.  A pesar de que se ha insistido mucho en que el Covid-19 no puede ser un producto de fabricación industrial, la existencia de diferentes cepas y el desconocimiento que los propios científicos reconocen sobre las características y efectos del virus no permite descartar esa hipótesis de manera terminante o biempensante. Por otro lado, tampoco tranquiliza que Israel y EEUU se hayan apresurado a declarar que disponen de una vacuna, siendo así que estos dos países son los principales sospechosos de haber propagado la pandemia. En consecuencia, el iluminador hallazgo de Nature Medecine alimenta las sospechas de un acto intencionado de guerra biológica contra los rivales político-económicos de EEUU e Israel. 

En un artículo de opinión de El País leemos que no se descarta la posibilidad de una creación artificial del virus Covid-19:

Uno de los principales deberes pendientes, cuando la situación se haya estabilizado, será tratar de analizar el verdadero foco del patógeno, y establecer si tiene su origen natural o fue un invento humano.

El texto de Juan Luis Cebrián no tiene desperdicio y recomendamos su lectura, sobre todo viniendo de quien viene, pero en cualquier caso aquí retendremos sólo estas tres líneas para justificar que algunos disidentes estemos ya investigando y analizando las verdaderas causas de la pandemia más allá de las desacreditadas declaraciones oficiales. Por eso nos sorprende que la revista científica Nature Medecine publicara en 2015 un artículo, actualizado en 2016, donde se habla de varios organismos estadounidenses que habrían autorizado la fabricación sintética de coronavirus.

El fragmento original es el siguiente:

Both wild-type and chimeric viruses were derived from either SARS-CoV Urbani or the corresponding mouse-adapted (SARS-CoV MA15) infectious clone (ic) as previously described27. Plasmids containing spike sequences for SHC014 were extracted by restriction digest and ligated into the E and F plasmid of the MA15 infectious clone. The clone was designed and purchased from Bio Basic as six contiguous cDNAs using published sequences flanked by unique class II restriction endonuclease sites (BglI). Thereafter, plasmids containing wild-type, chimeric SARS-CoV and SHC014-CoV genome fragments were amplified, excised, ligated and purified. In vitro transcription reactions were then preformed to synthesize full-length genomic RNA, which was transfected into Vero E6 cells as previously described2. The medium from transfected cells was harvested and served as seed stocks for subsequent experiments. Chimeric and full-length viruses were confirmed by sequence analysis before use in these studies. Synthetic construction of chimeric mutant and full-length SHC014-CoV was approved by the University of North Carolina Institutional Biosafety Committee and the Dual Use Research of Concern committee.

Las instituciones en cuestión serían pues la University of North Carolina Institutional Biosafety Committee and the Dual Use Research of Concern committeeTraducido:

Tanto los virus quiméricos como los de tipo salvaje se derivaron de SARS-CoV Urbani o del correspondiente clon infeccioso (ic) de ratón adaptado al ratón (SARS-CoV MA15) como se describió anteriormente 27 . Los plásmidos que contienen secuencias de espiga para SHC014 se extrajeron mediante digestión de restricción y se ligaron en el plásmido E y F del clon infeccioso MA15. El clon se diseñó y compró en Bio Basic como seis ADNc contiguos utilizando secuencias publicadas flanqueadas por sitios únicos de endonucleasa de restricción de clase II (BglI). Posteriormente, los plásmidos que contienen fragmentos de genoma quimérico de SARS-CoV y SHC014-CoV de tipo salvaje se amplificaron, escindieron, ligaron y purificaron. Las reacciones de transcripción in vitro se realizaron luego para sintetizar ARN genómico de longitud completa, que se transfectó en células Vero E6 como se describió previamente2 . El medio de las células transfectadas se cosechó y sirvió como stock de semillas para experimentos posteriores. Los virus quiméricos y de longitud completa se confirmaron mediante análisis de secuencia antes de su uso en estos estudios. La construcción sintética de mutantes quiméricos y SHCo14-CoV de longitud completa fue aprobada por el Comité de Bioseguridad Institucional de la Universidad de Carolina del Norte y el Comité de Investigación de Preocupación de Uso Dual. 

En CARRER LA MARCA ya hemos acreditado que el Covid-19 fue detectado en cadáveres de estadounidenses supuestamente fallecidos antes del brote de Wuhan por la epidemia de influenza que padece EEUU desde septiembre de 2019.

Paul Wolfowitz, mentiroso confeso en el bulo de las armas de destrucción masiva iraquíes.

Nos preguntamos ahora —no por nada, ¿eh?— si la firma genética del Covid-19 se corresponde con el SHCo14-CoV, que la Universidad de Carolina del Norte tenía autorizado fabricar. Esto, empero, únicamente podría aclararlo el Dr. Robert Redfield, portavoz de los CDC (la autoridad sanitaria de EEUU), quien oculta dichos datos de forma harto sospechosa. Seguiremos informando.

Figueres, la Marca Hispànica, 23 de marzo de 2020.

LA AUTORIDAD SANITARIA ESTADOUNIDENSE RECONOCE FALLECIDOS EN EEUU POR COVID-19 ANTES DEL BROTE CHINO

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/netanyahu3.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/netanyahu3-150x150.jpgEDITORInternacionalcoronavirus,crímenes del liberalismo,genocidios anglo-americanos,imperialismo,neoliberalismo,oligarquía,sionismoLA INFORMACIÓN APARECE PUBLICADA EN 2015 Y 2016 EN LA REVISTA CIENTÍFICA NATURE MEDECINE.  A pesar de que se ha insistido mucho en que el Covid-19 no puede ser un producto de fabricación industrial, la existencia de diferentes cepas y el desconocimiento que los propios científicos reconocen sobre las...Semanario online