EL NUEVO 11-S SE LLAMA VIRUS CHINO. De la islamofobia a la sinofobia. EEUU ya supera a China en número de fallecidos. Pero esta hecatombe del sistema capitalista norteamericano no será nada comparada con lo que podría avecinarse si nos tomamos en serio las cifras que barajara Trump: dos millones doscientas mil de muertes y, en el mejor de los casos, “sólo” 200.000 frente a los 3.309 fallecidos chinos. Ahora bien, China es un país tres veces más poblado que los EEUU, de manera que, aplicando los mismos baremos a China, este país debería haber sufrido, antes de detener la pandemia, 600.000 bajas. Tenemos que comenzar entonces a hacernos preguntas sobre los estándares políticos y económicos de Occidente, porque estamos ante un resurgimiento del socialismo, pero no del socialismo cosmopolita y universalista de cuño marxista, sino, pese a las formalidades doctrinales comunistas chinas, de un socialismo nacional, es decir, lo más parecido al fascismo.

Las declaraciones de Trump suponen ya, por sí mismas, el reconocimiento de una tremenda derrota ante China:

El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró este domingo que será un escenario positivo si EE.UU logra contener el número de fallecidos por el covid-19 entre 100.000 y 200.000 en vez de los posibles 2,2 millones. “[Esto significará] que hemos hecho un muy buen trabajo”, señaló Trump. Previamente, el responsable del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., Anthony Fauci, predijo que millones de personas pueden infectarse con el coronavirus en su país, mientras que el número de muertes puede llegar a “entre 100.000 y 200.000”.

La desastrosa gestión de Trump es, sin duda, el resultado de su ideología, no de una inferioridad tecnológica estadounidense. La política de la administración republicana ha resultado, como era de esperar, fluctuante y sometida a los vaivenes emocionales e impulsivos del presidente, pero el trasfondo siempre ha sido el mismo: evitar las medidas sanitarias más rigurosas —y necesarias, en este caso— para no entorpecer la actividad empresarial porque el remedio sería peor que la enfermedad. Las mismas fórmulas que su franquicia española, Vox, con la diferencia de que el partido de Santiago Abascal no gobierna y ha podido aprovechar los tremendos errores de Pedro Sánchez para enmascarar la verdadera y criminal naturaleza de su política sanitaria.

Donald J. Trump nos muestra la verdad de Vox y las consecuencias genocidas, plenamente asumidas por la gobernanza global, del capitalismo liberal-sionista. Prueba de ello es que las medidas de Trump, ya de por sí tardías, no se prolongarán más allá del 30 de abril, cuando China ha necesitado dos meses para detener la pandemia. Por tanto, el elevado número de fallecimientos estadounidenses que ya se dan por hechos es el resultado de una política que se sustenta a su vez en una ideología. La población de los EEUU será víctima de sus propios valores, de su odio enfermizo al Estado, a los sistemas de protección social y de su individualismo bíblico sin par.

No obstante lo cual, esa misma ideología nefasta le permitirá a Trump rentabilizar políticamente la matanza como un nuevo Pearl Harbour o, incluso, un nuevo 11-S chino. Los doscientos mil presuntos muertos justificarán, una vez establecida la nueva mentira mediática de la fabricación del virus en Wuhan, el uso de medidas incluso bélicas —¿biológicas?— contra el gigante asiático.

Figueres, la Marca Hispànica, 31 de marzo de 2020.

VOX Y LA POLÍTICA GENOCIDA DE TRUMP FRENTE AL CORONAVIRUS

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/trump-chabad-2.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/03/trump-chabad-2-150x150.jpgEDITORInternacionalSionismocoronavirus,crímenes del liberalismo,genocidios anglo-americanos,imperialismo,oligarquía,posverdad,sionismo,voxEL NUEVO 11-S SE LLAMA VIRUS CHINO. De la islamofobia a la sinofobia. EEUU ya supera a China en número de fallecidos. Pero esta hecatombe del sistema capitalista norteamericano no será nada comparada con lo que podría avecinarse si nos tomamos en serio las cifras que barajara Trump: dos...Semanario online