CUESTIONAR LAS VERSIONES OFICIALES Y OFICIOSAS DE LA PROPAGANDA OCCIDENTAL ES UN ACTO SALUDABLE. Para quienes ya tenemos cierta experiencia después de los chascos de las armas de destrucción masiva iraquíes, el genocidio de Kosovo o la infame tiranía de Gaddafi —por no hablar de temas mayores como el 11-S o el Holocausto—, desconfiar de la narración que vomitan los medios de comunicación, Hollywood y el nauseabundo universo “cultural” de los best-seller tiene que ser ya una rutina profesional. El sistema oligárquico miente con total descaro y existen nidos de infoplagas como el Pentágono o la hasbara cuyo objeto es la propaganda pura y simple en provecho de los peores criminales de la historia. Por eso resulta higiénico leer de vez en cuando HispanTV, Sputnik, RT, Global Research, Red Voltaire, Rebelión y otros medios. Lo que no significa que aceptemos a pies juntillas las versiones de estas fuentes alternativas. Pero es vital para nuestra integridad espiritual —y mental— contrastar la información o supuesta información que predomina en Occidente con aquéllo que dicen desde el otro lado. Y hacernos así una composición de lugar más ecuánime y objetiva de los hechos. Nos ahorraremos de este modo tragarnos muchos bulos que son muy fáciles de desenmascarar pero que, dada la inmensidad del océano informativo, no están al alcance de los limitados recursos de un particular. Por este motivo recomendamos, también en el tema del Covid-19, tener en cuenta la voz de los disidentes. Reproducimos hoy un artículo de Philip Giraldi, especialista en contraterrorismo; ex oficial de inteligencia militar de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América (CIA). Se desempeña como columnista en medios de EEUU y es Director Ejecutivo del Council for the National Interest. Otrora articulista en la revista The American Conservative, Giraldi publica ahora en el sitio web Unz.com. En español, en El Ojo Digital.

¿Quién fabricó el coronavirus? ¿Fueron los Estados Unidos, Israel o China?

Philip Girardi

Fuente : https://www.strategic-culture.org/news/2020/03/05/who-made-coronavirus-was-it-us-israel-or-china-itself/

La cuenta de los principales medios de comunicación más comúnmente informada sobre la creación del coronavirus sugiere que se derivó de un microorganismo de origen animal encontrado en un murciélago salvaje que fue consumido por un residente étnico chino de Wuhan. Pero parece haber alguna evidencia que discute que en las provincias adyacentes de China, donde los murciélagos salvajes son más numerosos, no han experimentado brotes importantes de la enfermedad. Debido a ese y otros factores, también se ha especulado considerablemente que el coronavirus no se produjo naturalmente a través de la mutación, sino que se produjo en un laboratorio, posiblemente como un agente de guerra biológica.

Varios informes sugieren que hay componentes del virus que están relacionados con el VIH que no podrían haberse producido de forma natural. Si desechamos que el virus haya sido desarrollado o producido para ser armado, esto sugeriría que su escape del Instituto de Virología de Wuhan y de la población animal y humana podría haber sido accidental. Los técnicos que trabajan en tales entornos son conscientes de que las “fugas” de los laboratorios ocurren con frecuencia.

Hay, por supuesto e inevitablemente, otra teoría. Se ha especulado que a medida que la administración Trump ha planteado constantemente el problema del aumento de la competitividad global china como una amenaza directa para la seguridad nacional y el dominio económico de los Estados Unidos, es posible que Washington haya creado y desatado el virus en un intento por reducir la creciente economía y el poderío militar de Pekín unos pocos niveles. Es, sin duda, difícil de creer que incluso la Casa Blanca de Trump haría algo tan imprudente, pero existen precedentes para ese tipo de comportamiento. En 2005-9, los gobiernos estadounidense e israelí desarrollaron en secreto un virus informático llamado Stuxnet, que tenía la intención de dañar el control y los sistemas operativos de las computadoras iraníes que se utilizan en el programa de investigación nuclear de ese país.

Inevitablemente, hay una historia israelí que podría arrojar algo de luz sobre lo que ha estado sucediendo en China. Los científicos del Instituto de Investigación Galilee de Israel ahora afirman que tendrán una vacuna contra el coronavirus en unas pocas semanas, que estará listo para su distribución y uso dentro de los 90 días. El instituto afirma que ha participado en cuatro años de investigación sobre el coronavirus aviar financiado por los Ministerios de Ciencia y Tecnología y Agricultura de Israel. Sostienen que el virus es similar a la versión que ha infectado a los humanos, lo que ha llevado a avances en el desarrollo a través de la manipulación genética, pero algunos científicos son escépticos respecto a que se pueda producir una nueva vacuna tan rápidamente para prevenir un virus de tan reciente aparición. También han advertido que incluso si se desarrolla una vacuna, normalmente tendría que analizarse para detectar efectos secundarios, un proceso que normalmente lleva más de un año e incluye su uso en humanos infectados.

Si incluso se considera posible que Estados Unidos haya contribuido a crear el coronavirus en lo que queda de su extenso centro de investigación de armas biológicas en Fort Detrick Maryland, es muy probable que Israel haya sido un socio en el proyecto. Ayudar a desarrollar el virus también explicaría cómo los científicos israelíes han podido reclamar el éxito en la creación de una vacuna con tanta rapidez, posiblemente porque el virus y su tratamiento se desarrollaron de forma simultánea.

En cualquier caso, existen ramificaciones políticas definidas para la aparición del coronavirus, y no sólo en China. En Estados Unidos, ya se culpa al presidente Donald Trump por mentir sobre el virus y hay varios escenarios en las principales publicaciones que especulan sobre el posible impacto en las elecciones en 2020. Si la economía se hunde junto con el mercado de valores, repercutirá negativamente en Trump, ya sea que él tenga o no la culpa. Si la contención y el tratamiento de la enfermedad en los Estados Unidos no van bien, también podría haber una reacción violenta considerable, particularmente porque los demócratas han estado promoviendo la mejora de la atención médica. Sin embargo, un experto sostiene que la enfermedad y una economía en decadencia no serán importantes mientras haya un cambio antes de las elecciones, pero pueden pasar muchas cosas en los próximos ocho meses.

Y luego está el problema de la seguridad nacional / política exterior visto desde Jerusalén y Washington. Es difícil explicar por qué el coronavirus ha afectado gravemente a un país en particular que no sea China. Ese país es Irán, el enemigo frecuentemente citado tanto de Estados Unidos como de Israel. El número de casos de coronavirus de Irán continúa aumentando, con más pruebas positivas confirmadas entre funcionarios del gobierno el sábado pasado. Hubo 205 nuevos casos de coronavirus, lo que elevó el total de 593 al gobierno con 43 muertes, aunque los informes no oficiales del hospital sugieren que las muertes son en realidad más de 100. Esa es la mayor cantidad de muertes por el virus fuera de China.

No menos de cinco miembros iraníes del Parlamento también dieron positivo en medio de un número creciente de funcionarios que contrajeron la enfermedad. El vicepresidente de Irán, Masoumeh Ebtekar, y el viceministro de salud Iraj Harirchi también habían sido confirmados previamente con el virus.

Los sospechosos habituales en los Estados Unidos están encantados de enterarse de las muertes iraníes. Mark Dubowitz, Director Ejecutivo de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), con sede en Washington pero conectada por el gobierno israelí, se jactó el martes en Twitter de que “el Coronavirus ha hecho lo que las sanciones económicas estadounidenses no pudieron: cerrar las exportaciones no petroleras”. Un portavoz del gobierno iraní respondió que “es vergonzoso y totalmente inhumano animar a que se propague un virus mortal, y disfrutar viendo a la gente sufrir por ello…” Dubowitz siguió con una burla adicional, que Teherán ha “propagado el terrorismo” en el Medio Oriente y “ahora está propagando el coronavirus”.

Entonces, tienes tu elección. El coronavirus se produjo naturalmente o salió de un laboratorio en la propia China o incluso de Israel o los Estados Unidos. Si uno sospecha de Israel y / o Estados Unidos, la intención claramente habría sido crear un arma biológica que dañaría a dos naciones que han sido designadas como enemigas. Pero el coronavirus no puede ser contenido fácilmente y está claro que miles de personas morirán a causa de él. Desafortunadamente, como con Stuxnet, una vez que el genio está fuera de la botella, es endiabladamente difícil inducirlo a regresar.

FUENTES ALTERNATIVAS SOBRE LA PROCEDENCIA Y LOS FINES DE LA PANDEMIA (1). KEVIN BARRETT

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/04/philip-giraldi.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/04/philip-giraldi-150x150.jpgEDITORCulturacoronavirus,crímenes del liberalismo,imperialismo,oligarquía,sionismoCUESTIONAR LAS VERSIONES OFICIALES Y OFICIOSAS DE LA PROPAGANDA OCCIDENTAL ES UN ACTO SALUDABLE. Para quienes ya tenemos cierta experiencia después de los chascos de las armas de destrucción masiva iraquíes, el genocidio de Kosovo o la infame tiranía de Gaddafi —por no hablar de temas mayores como el 11-S o el Holocausto—, desconfiar de...Semanario online