EL BROTE DE WUHAN ES POSTERIOR A LA PROPAGACIÓN DEL VIRUS. Como ya se informó en CARRER LA MARCA, Robert Redfield, portavoz de la CDC —autoridad sanitaria estadounidense—, reconocía el 14 de febrero que varios supuestos casos de gripe influenza en EEUU habían resultado ser, en realidad, casos de Covid-19. Este hecho abonaba la procedencia norteamericana del coronavirus. Sin embargo, dicha línea de investigación, a pesar de las protestas de China, no ha sido proseguida. Nada sabemos sobre los casos mencionados por el Dr. Redfield, ni las fechas exactas de los fallecimientos, ni los nombres y personalidades de los afectados… Todo parece indicar que EEUU oculta adrede la información. Y si la autoridad sanitaria se siente forzada a ocultarla —mientras Trump o Pompeo acusan de opacidad a China e incluso hablan de error de laboratorio,  fabricación deliberada e indemnizaciones— no puede ser por motivos honestos. El mundo entero sospecha de los impostores del Pentágono, expertos del pueblo escogido en acusar a las Naciones de sus propias atrocidades. El descubrimiento de que el primer paciente de Covid-19 en Francia podría remontarse al 27 de diciembre de 2019antes de que China declarara el brote de Wuhan— y estamos ante alguien que no mantuvo contactos con chinos, pone en evidencia, como poco —si se confirman estos datos, todavía puestos en entredicho—, el carácter deliberadamente fraudulento de las imputaciones de Donald J. Trump contra el gobierno chino. 

Según informa Eldiario.es:

El coronavirus ya estaba en Francia el 27 de diciembre y no solo a partir del 24 de enero, como se creía. Es la conclusión preliminar a la que ha llegado un estudio médico elaborado por varios hospitales franceses tras volver a analizar los tests PCR realizados a pacientes con neumonías durante los meses de diciembre y enero. Esto reabre la hipótesis de que el coronavirus empezó a propagarse entre humanos antes de lo que hasta ahora se pensaba. Este informe, junto a uno similar en EEUU, ha hecho reaccionar a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha pedido investigar los casos sospechosos de los meses de enero, diciembre, e incluso noviembre, para identificar posibles contagios anteriores de COVID-19 en los países. “Esto dará una imagen más nítida” del alcance del virus “antes de que China lo notificara”, ha dicho en rueda de prensa el portavoz de la OMS Christian Lindmeier.

Amirouche Hammar no puede ser relacionado con China excepto porque su mujer trabaja en una pescadería próxima al aeropuerto de París, pero también podría haberse contagiado de un turista estadounidense:

Se trata, según la cadena BFMTV, de Amirouche Hammar un hombre que no había viajado al extranjero recientemente y que no tenía trabajo conocido por el que se pudiera haber infectado. Además, los hijos han pasado también la misma infección, pero no así la mujer, que, a pesar de haber estado asintomática, podría ser el origen del contagio en la familia. Ella trabaja en la pescadería de un supermercado próximo a uno de los aeropuertos de París al que acuden muchos turistas internacionales.

Algunos expertos, muy amigos, al parecer, de los EEUU, hablan de un posible “falso positivo”, pero ¿también los hijos de Hammar serían falsos positivos? Eldiario.es prosigue: 

Contagio previo al anuncio oficial del gobierno chino. Hasta el momento la llegada de un francés de origen chino y de dos turistas chinos a Francia el pasado 24 de enero procedentes de la ciudad china de Wuhan estaban considerados como los primeros contagios en Francia por coronavirus. El positivo de Hammar es incluso previo al primer caso identificado en Europa, un ciudadano alemán infectado por un conocido que visitó Alemania entre el 19 y el 22 de enero. Por lo que este posible nuevo caso –sin un vínculo con China y sin haber viajado al extranjero– sugiere que ya estaba en suelo europeo desde antes, aunque, según Yves Cohen, no se puede afirmar que sea el paciente cero en el país. Además, este contagio sería anterior al anuncio que hizo el gobierno chino el pasado 31 de diciembre de 2019 de que se había detectado una “neumonía de causas desconocidas” en las zonas aledañas al mercado de mariscos de Wuhan, clausurado un día después. Aunque ya a mediados de diciembre varios trabajadores del mercado tuvieron que ser ingresados por síntomas similares a los de una neumonía. No fue hasta el 9 de enero cuando se identificó a este nuevo coronavirus posteriormente bautizado como SARS-CoV-2, que dejó su primera muerte en Wuhan la noche antes. Investigaciones posteriores han indicado que el primer paciente en China –que no tenía vinculación alguna con el mercado de mariscos– empezó teniendo síntomas a principios de diciembre de 2019.

Y añade:

Se sospecha también que podría haber habido casos en noviembre y que China no los notificó.

El laboratorio de armas de Fort Detrick se clausuró en agosto de 2019 por fallos de seguridad. Una universidad norteamericana tenía autorizada la fabricación de coronavirus desde el año 2015.

EL COVID-19 FUE PROPAGADO ADREDE EN VARIOS PAÍSES MEDIANTE CEPAS CON DISTINTO GRADO DE LETALIDAD

PROCEDENCIA CHINA DE LA PANDEMIA

¿Quién sospecha? ¿En base a qué? El periodista Álvaro García Hernández añade esta frase (“Se sospecha también que podría haber habido casos en noviembre y que China no los notificó”) sin acreditar fuentes ni fundamentos. Sin embargo, ignora y distorsiona los hechos. En efecto, ¿no está probado —porque lo ha reconocido la propia autoridad sanitaria estadounidense— que EEUU confundió casos de coronavirus con casos de gripe influenza? ¿No significaría este hecho que EEUU tuvo casos de Covid-19 y no los notificó? ¡Pero esto no es una sospecha, sino un dato probado! Que no se tiene en cuenta dicho periodista cuando concluye con la siguiente afirmación:

El caso del ciudadano francés, del que se publicarán los resultados finales la semana que viene en un revista científica, es similar a uno elaborado en Estados Unidos del que se desprendió que el virus llegó al país antes de lo que se pensaba y que la primera muerte con coronavirus se produjo el 6 de febrero en California, 23 días antes de la primera muerte que se anunció, ocurrida en el estado de Washington el 29 de febrero.

Ahora bien, si la primera muerte, que no el primer contagio, se remonta en EEUU al 6 de febrero, entonces, a tenor de las tasas de letalidad conocidas, resulta que el Covid-19 debería de llevar ya mucho tiempo circulando por los EEUU y el periodista tendría que haber hecho referencia a la “confesión” de Robert Redfield sobre los casos de coronavirus diagnosticados erróneamente como casos de gripe influenza en ese país sospechoso. Porque, a pesar de las evidencias, la OMS sigue sosteniendo, sin explicar el motivo, la tesis de la procedencia china de la pandemia:

La OMS ha asegurado este martes “no estar sorprendida” por estos hallazgos y ha insistido en que los países investiguen posibles casos previos de neumonía ocurridos a finales de 2019. El portavoz de la organización ha subrayado que no sería raro que el coronavirus estuviera ya fuera de China en fechas tan tempranas, “ya que los primeros casos de la enfermedad se remontan a principios de diciembre y entra dentro de lo posible que algunos de los infectados viajaran desde Wuhan a otros países”.

Por su parte, diario El País, en un artículo de Silvia Ayuso y Manuel Ansede, parece inclinarse por la interpretación de que Hammar sería un falso positivo, pero no explica que sus hijos estuvieran también contagiados —según Eldiario.es— y tantos falsos positivos en una misma familia resulten harto dudosos. Para El País, “al menos” uno de los hijos está contagiado:

Se especula que Hammar podría haber sido contagiado por su mujer, aunque no haya presentado síntomas en ningún momento, al contrario que al menos uno de los hijos de la pareja. Fatiha Hammar es empleada de un supermercado próximo al aeropuerto Charles de Gaulle. “Servimos a clientes que vienen directamente del aeropuerto con sus maletas”, dijo a BFM TV. Además, trabajaba al lado de un puesto de venta de sushi a cargo de personal de origen chino. “Nos preguntamos si ella no lo pasó también de forma asintomática. No podemos ir más lejos, pero pienso que otra institución debería realizar las investigaciones”, declaró Cohen.

Y en el mismo texto on line hallamos un dato más inquietante todavía:

También se está analizando a la familia de este hipotético paciente cero francés, aunque este es un extremo que por ahora nadie se atreve a afirmar. “Puede que sea el paciente cero, pero puede que haya otros en otras regiones. Habría que volver a hacer pruebas a todos los PCR negativos de neumonía. El virus probablemente ya circulaba”, dijo Cohen en la cadena BFM TV. En el mismo día en que se conoció el testimonio de Hammar, medios franceses informaron de que varios deportistas de la delegación gala que viajó a Wuhan para participar en los Juegos Mundiales militares, a finales de octubre, enfermaron tras su regreso de China y aseguran que presentaban síntomas similares a los del coronavirus.

Pero, como sabemos porque ya se informó de ello en su momento, según las autoridades chinas fueron militares estadounidenses que participaban en esos juegos, y en concreto una ciclista llamada Maatje Benassi, quienes propagaron el virus procedente de EEUU en Wuhan. Sin embargo, la teoría con la que parece concluir el artículo de El País, pero sólo en su versión papel, es la del falso positivo, que nos devuelve al mundo normalizado de la versión oficial tranquilizadora:

“Si bien es posible que el virus se exportase desde Wuhan a otras partes del mundo, este paciente no había hecho ningún viaje previo, así que tendría que formar parte de una cadena de transmisión. Si de verdad estaba infectado entonces, tendríamos que haber visto una diseminación del virus por Francia más rápida y temprana”, dijo el virólogo Jonathan Ball al portal especializado Science Media Center. Ball, de la Universidad de Nottingham, resaltó que “es posible que el resultado positivo se deba a una contaminación” de la prueba de PCR. El código genético del nuevo coronavirus acumula dos mutaciones al mes dentro de una misma cadena de transmisión. Estudiando estas mutaciones específicas, es posible deducir el origen del brote concreto. La secuenciación del virus de la muestra del pescadero permitiría averiguar si fue una infección temprana o una contaminación en el laboratorio, pero “parece que la cantidad de virus en la muestra es baja, así que sería difícil hacer más análisis”, según Ball. “No es imposible que fuese una introducción temprana, pero las evidencias no son en absoluto concluyentes”, zanja el virólogo.

Así pues, el mensaje final de El País es el siguiente: se produjo un error con Hammar, pero también con los hijos de Hammar, un falso positivo en cadena que, además, no se podría continuar investigando. Otro callejón sin salida —o con salida pero obstruido por el signo stop— como el de Robert Redfield con los fallecidos por coronavirus pero diagnosticados de gripe influenza en los EEUU. El artículo de El Mundo sobre el tema, sin firma, termina con una frase literalmente delirante:

Sin embargo, Rowland Kao, profesor de epidemiología veterinaria y ciencia de datos en la Universidad de Edimburgo, ha señalado que incluso si se confirma, la identificación de un COVID-19 positivo en diciembre “no es necesariamente un indicio de que la propagación de COVID-19 en Francia comenzó tan pronto”. “Si se confirma, lo que este caso resalta es la velocidad a la que una infección que comienza en una parte aparentemente remota del mundo puede rápidamente sembrar infecciones en otras partes”.

En suma, aunque Hammar se hubiera contagiado antes del brote de Wuhan, eso no demostraría que la propagación del virus fuera un hecho acaecido con fecha previa a dicho brote, sólo demostraría cuán rápidamente sembraba infecciones la ciudad de Wuhan incluso sin estar todavía infectada. Esperemos que la logia correspondiente recompense como se merece a este “investigador” judeo-cristiano, siendo así que la fe, como sabemos, obra milagros.

Figueres, la Marca Hispànica, 9 de mayo de 2020.

CHINA LE PONE NOMBRE Y APELLIDO NORTEAMERICANOS AL PACIENTE CERO DE WUHAN

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/05/francia-coronavirus-1024x766.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/05/francia-coronavirus-150x150.jpgEDITORInternacionalSionismocoronavirus,crímenes del liberalismo,extrema derecha,imperialismo,neoliberalismo,oligarquía,sionismo,terrorismoEL BROTE DE WUHAN ES POSTERIOR A LA PROPAGACIÓN DEL VIRUS. Como ya se informó en CARRER LA MARCA, Robert Redfield, portavoz de la CDC ---autoridad sanitaria estadounidense---, reconocía el 14 de febrero que varios supuestos casos de gripe influenza en EEUU habían resultado ser, en realidad, casos de...Semanario online