LOS CARGOS DE CONFIANZA NO PUEDEN ACTUAR CON TAMAÑA DESLEALTAD. Nada extraño o sospechoso en el cese del coronel. Sus superiores perdieron la confianza subjetiva que era el fundamento, el requisito y la condición sine qua non de su vinculación al cargo. El informe de la discordia es más bien un alegato plagado de errores y suposiciones de evidente tendenciosidad. Por si fuera poco, y violando el cacareado secreto de sumario —un delito de revelación de secretos—, dicho informe fue filtrado por agentes de la misma unidad al diario digital El Confidencial con el fin de proporcionar metralla política a los partidos derechistas de la oposición. ¿Cómo no iban a preguntar sus superiores por dicho informe si lo acababan de conocer por la prensa? 

El ministerio de Interior ha actuado como corresponde a la naturaleza de sus funciones. No existen pruebas de que, antes de la filtración a la prensa, se le reclamara a Pérez de los Cobos el contenido de un informe determinado. Tampoco en el documento que supuestamente probaría que Pérez de los Cobos fue cesado por no desvelar una información sometida a secreto de sumario se hace afirmación alguna al respecto. La primera declaración de Grande-Marlaska, aunque escueta, es clara: se le cesa por pérdida de confianza, aunque sin abundar en los motivos (“falta de neutralidad política“), abundamiento al que el ministro no está obligado precisamente porque la elección de los cargos de confianza es discrecional. ¿De verdad consideran forzoso que el ministro explique con todo lujo de detalles los motivos de esa pérdida de confianza? ¿No hubiera sido atacado entonces Grande-Marlaska por mancillar el buen nombre del coronel, alguien que ha prestado importantes servicios al Estado?

La cuestión de si Grande-Marlaska ha mentido se dirime cotejando sus primeras declaraciones, más genéricas y ambiguas, con las posteriores, más detalladas. No se observa contradicción, aunque sí abundamiento en los motivos expuestos inicialmente. El resto de la narración mediática y política, basada en suposiciones, la añade la prensa derechista y los partidos que estaban preparando un “golpe de Estado” judicial, al estilo del de Temer con Lula da Silva, para derrocar al “gobierno de izquierdas”. La derecha, en efecto, está literalmente rabiosa —con espumarajos en la boca— porque lleva tiempo sin poder recortar derechos sociales y saquear las arcas públicas. El diario El Mundo y sus bandas de políticos neoliberales sedientos de hacer daño se refieren al estado de alarma constitucional, de forma poco menos que delirante, en términos de “dictadura social-comunista”. 

Que Pérez de los Cobos haya entrado en ese peligroso juego de ladridos, difamaciones y perrerías varias merecía una destitución flagrante. Así ha ocurrido.

Errores de bulto, noticias tergiversadas y saltos al vacío: el informe de la Guardia Civil que imputó al delegado del Gobierno en Madrid por el 8M

El atestado por el que se imputa al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, contiene clamorosos errores, bulos ya desmentidos y sostiene que frases de Fernando Simón “implican un propio riesgo para toda la comunidad”

ACTUALIZACIÓN | La Guardia Civil manipuló la declaración de un testigo para inculpar al Gobierno por la manifestación del 8M.

Irene Castro / José Precedo

26/05/2020 – 06:37 h

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/polemico-informe_0_1030997938.html

Noticias de Ok Diario, bulos ya desmentidos difundidos por otros medios de comunicación de la derecha, declaraciones de altos cargos del Gobierno tergiversadas, fechas confundidas de las principales decisiones de la Organización Mundial de la Salud, hasta el punto de situar un mes y medio antes la declaración de la pandemia…

Todo está en el informe clave de la Operación Sanitario que indaga sobre un supuesto delito de prevaricación administrativa a raíz de la denuncia que un particular presentó contra el presidente, Pedro Sánchez, y los 17 delegados del Gobierno, a quienes culpaba de autorizar las manifestaciones del 8M a sabiendas de que podrían suponer un foco de contagios en la pandemia.

El atestado lo ha elaborado la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid y ha resultado fundamental para imputar al delegado del Gobierno en la región, José Manuel Franco, que también es el secretario general del PSOE en Madrid. Franco tendrá que declarar el próximo 5 de junio. Se investiga si cometió prevaricación administrativa, si dictó resoluciones injustas a sabiendas de que lo eran, un delito que no conlleva penas de cárcel pero sí la inhabilitación para cargo público.

La responsable de la investigación es Carmen Rodríguez-Medel, quien se hizo cargo desde el juzgado número 51 de Madrid de esa denuncia acerca del papel del delegado del Gobierno en Madrid en la autorización de la marcha feminista de la capital. Por su jurisdicción, Rodríguez-Medel no es competente para juzgar lo sucedido en otras comunidades y mucho menos al presidente, que como aforado solo puede ser investigado en el Tribunal Supremo.

Con ese informe sobre la mesa, motivó la imputación de José Manuel Franco. No es la primera vez que la titular del juzgado de Instrucción número 51 de la capital investiga a un político destacado de la región: ya imputó en su día a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes por el Caso Máster, que acabó con su carrera política. Lo que se dirime en ese juzgado no es si el Gobierno fue más o menos previsor, sino si dictó resoluciones injustas a sabiendas de que lo eran y sobre todo: si pese a conocer los riesgos de los contagios autorizó por razones políticas la concentración del 8M en Madrid, que reunió a 120.000 personas. La tesis del Ejecutivo es que fue precisamente tras ese fin de semana y no antes cuando se tuvo constancia de que se habían disparado los contagios en la capital.

El atestado de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso eldiario.es, consta de 81 páginas y está plagado de errores de bulto, noticias tergiversadas, clamorosas omisiones, bulos ya desmentidos, además de algún salto al vacío.

El primer ejemplo es este pasaje que relata la Guardia Civil en la página 74 de su informe. “El Ministro de Ciencia e Innovación, D. Pedro Duque, reconoció en la tercera semana del mes de marzo de 2020, la gravedad del coronavirus desde el mes de enero de 2020. En rueda de prensa junto al Ministro de Sanidad explicó que los investigadores españoles empezaron a trabajar de forma intensa desde que se conoció esta enfermedad, en el mes de enero. Ya el 2 de febrero tuvimos una reunión con los profesores Juanes y García Sastre, este último en Nueva York, para asegurar que tengan más facilidades y todos los medios necesarios para investigar la enfermedad. Este mismo 2 de febrero liberamos medios e hicimos cambios legales para reducir los plazos que culminaron en el Real Decreto de Estado de Alarma donde hemos puesto todas las medidas de funcionamiento”.

De la anterior declaración, el atestado policial concluye: “Por tanto, el Gobierno ya conocía desde el mes de enero la gravedad real de la epidemia del coronavirus”. Semejante lectura parte de esta noticia de Ok Diario, tal y como se señala en el índice del informe, que un párrafo más abajo añade: “Por todo lo expuesto hasta el momento en el cuerpo de la diligencia, es parecer de esta instrucción que la Delegación del Gobierno tenía datos objetivos suficientes derivados de las circunstancias concretas de cada caso para haber ponderado bienes y derechos protegidos en nuestra Constitución contando con tales datos desde la primera semana del mes de marzo de 2020”.

Otra de las noticias de prensa de las que se hace eco el atestado para tratar de apuntalar la tesis de que el Gobierno conocía la crisis sanitaria que se avecinaba cuando decidió permitir las marchas feministas aquel 8 de marzo alude a unas supuestas declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, el 28 de febrero, publicadas en el medio Redacción Médica.

Está en la página 73 del informe. Ahí se señala que Simón admitió ese día, el 28 de febrero, que había “transmisión comunitaria”. Según el atestado, “este escenario define que no se puede contener el virus controlando a las personas que estén infectadas y a su entorno, porque ya no se conocen estos”.

En realidad, lo que dijo Fernando Simón en su comparecencia pública fue exactamente lo contrario, tal y como puede leerse en la noticia que sigue publicada en Redacción Médica, el medio que extracta el atestado: “Esto, según ha explicado, [Simón] se debería a que en los casos que se consideran por ahora ‘trasmisión comunitaria’ (Madrid y Sevilla) se han podido trasmitir a un nivel ‘muy bajo'”.

No es la única referencia que hace el documento de la Guardia Civil a Fernando Simón, que de momento no es objeto de estas pesquisas. Al responsable del Centro de Coordinación que ha sido la cara del Gobierno en toda la crisis le acusa la Guardia Civil de “hacer declaraciones que implican un riesgo para toda la comunidad”. Lo dice con esas mismas palabras este extracto del documento: “Ese mismo día [el 27 de febrero] el director del CCAES declaró en la Cadena Ser que el coronavirus posiblemente había llegado a España en la segunda semana de febrero, ‘el virus no ha llegado cuando llegan los casos, el virus ha llegado antes. La cuestión es saber cuánto tiempo antes'”. Y a continuación el funcionario de la Guardia Civil escribe: “Nuevamente las declaraciones generan gran incertidumbre de la situación [sic] a fecha de las declaraciones y por ende del potencial peligro de las reuniones de masas ya que las propias declaraciones implican un riesgo para toda la comunidad” (sic).

Junto al escrito de 81 páginas, los investigadores de la Guardia Civil entregaron en el juzgado un vídeo emitido por la página web de la Cope sobre un bulo que agitó la derecha durante aquellos días y que acusaba a las ministras presentes en la manifestación del día de la mujer de portar guantes para protegerse de contagios. Aunque las imágenes de otros años evidencian que es costumbre por parte de algunas asistentes portar guantes morados de forma simbólica en las marchas, el informe policial señala: “el 1 de abril de 2020 se tiene conocimiento a través de una noticia del diario digital cope.es [sic] titulada: ‘El vídeo del 8M con el que acusan al Gobierno de ocultar la verdad del coronavirus: no se besa’ en la que apunta que el Gobierno sabía el peligro real del coronavirus. En la noticia se adjunta un vídeo de la cabecera de la manifestación celebrada en Madrid el 8 de marzo de 2020 en el que se observa a la ministra [Isabel] Celáa y a la exministra [Magdalena] Valerio portando guantes de látex y en la que se aprecia una voz advertir ‘no se besa, no se besa’ a las personas que encabezan la manifestación”.

El documento policial reserva cuatro páginas y media para tratar de probar un supuesto trato distinto por parte del Gobierno a las marchas feministas y a otros actos que se celebraron por las mismas fechas en la capital. Y se detiene sobre “la prohibición de un congreso evangelista en Madrid con un aforo estimado de 5.500 personas”. “Como se ha reflejado, el director del CCAESS [Simón] realiza las manifestaciones expuestas el día 7 de marzo de 2020 en el sentido de que se puede ir sin peligro al acto central del 8M y sin embargo prohíbe el desarrollo de un congreso evangelista el 6 de marzo, cuyo conocimiento ha tenido esta unidad por los medios de comunicación social”.

El medio de comunicación social que se cita vuelve a ser Ok Diario, que tituló el 30 de marzo: “El Gobierno pidió suspender un congreso evangélico en Madrid por el coronavirus dos días antes del 8M. La investigación de la Guardia Civil en este caso incluyó la toma de declaración como testigos a tres de los organizadores del IX Congreso Mundial de Asambleas de Dios denominado Unlimited 2020 programado para el 19, 20 y 21 de marzo y que las autoridades sanitarias españolas prohibieron dos semanas antes”.

En el apartado de conclusiones, el informe policial resume una parte de la noticia de Ok Diario y señala que la documentación aportada por los representantes de los organizadores de ese congreso evangélico “acredita de manera inequívoca el contenido de las manifestaciones aportadas figurando un documento suscrito el 6/03/2020 por la Directora de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, quien haciendo referencia al oficio del Ministro de Sanidad 03/03/2020 ‘Recomendaciones de medidas extraordinarias en relación con la situación provocada por el nuevo coronavirus COVID-19’, significa los riesgos de transmisión y para la salud de la población de EVENTOS MULTITUDINARIOS DE CUALQUIER TIPO, recomendando su APLAZAMIENTO”.

El atestado policial lo escribe así, en mayúsculas, para destacar lo que supuestamente decían las Recomendaciones de Medidas extraordinarias establecidas el 3 de marzo por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Pero el texto dictado por Sanidad decía algo más que no aparece recogido por el informe de la Guardia Civil. Después de aludir a “eventos multitudinarios de cualquier tipo” las instrucciones de Sanidad añadían (y esto es lo que no consta en la cita del informe policial): “con alta presencia de personas procedentes de cualquiera de las zonas del mundo en las que se ha constatado transmisión del virus SARS-COV-2”.

Esa parte final de la instrucción es la que precisamente distinguía las marchas feministas del 8M en Madrid del congreso evangélico internacional, que aguardaba la llegada de miles de personas de distintos países a la capital durante el tercer fin de semana de marzo, y que finalmente no se realizó porque Fernando Simón instó a sus organizadores a cancelarlo, recordándoles cómo la pandemia estaba avanzando por el mundo.

Sin embargo, en sus conclusiones el atestado lo refleja así: “Las recomendaciones imperativas llevadas a cabo de los responsables sanitarios que asisten a las reuniones indicia, sin lugar a dudas la preocupación de estos frente a la pandemia y su interés real en velar por la salud pública, precisamente impidiendo la celebración de eventos multitudinarios, hecho que confronta con la celebración, incluso en fechas posteriores en que el número de contagios acreditados era superior, de otra serie de eventos multitudinarios, tales como reuniones/manifestaciones que llegaron a congregar un número de personas muy superior al previsto para el Congreso [evangélico] Unlimited (recuérdese a modo de ejemplo que el Congreso preveía la congregación de 5.500 personas y que manifestaciones como la prevista por el 8M día internacional de la Mujer en Madrid tenía prevista la participación de 1.000.000 de personas”. Finalmente, acudieron 120.000 personas, según las cifras del Gobierno, entre ellas la vicepresidenta primera, Carmen Calvo y varias ministras e incluso la esposa del presidente.

La última frase del informe señala: “Todas estas circunstancias hacen ver a la instrucción que a partir del 5 de marzo de 2020 no se debería haber realizado ninguna manifestación/concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19, y no celebrar unas y cancelar otras, como al final terminó ocurriendo”.

Sobre esa conclusión a la que llega el atestado es sobre la que se apoya la jueza para imputar al delegado del Gobierno en Madrid. Pero el informe señala y subraya otros supuestos indicios para apuntar a la prevaricación. Y por eso se investigan todas las actividades que tuvieron lugar en la vía pública entre el 5 y el 14 de marzo, los días previos al anuncio del Estado de Alarma. De los 157 expedientes analizados, el instituto armado deduce que en la Comunidad de Madrid en esos nueve días “se detectan un total de 177 reuniones/manifestaciones, de las cuales 130 han sido celebradas, 35 desconvocadas, ocho no celebradas y de cuatro no consta información”. Según ese análisis, además, de las 35 desconvocadas, en 26 se debió a la crisis del coronavirus y de estas, en 14 fueron los propios promotores los que dieron marcha atrás y otras 12 se suspendieron a instancias de la delegación del Gobierno mediante llamada telefónica.

También en este punto se para el atestado policial y subraya que pese a que ocho testigos de diferentes colectivos alegaron que fue la propia Delegación del Gobierno la que les instó a no llevar a cabo esas actividades por la crisis sanitaria, “la inexistencia de ningún tipo de registro de dichas llamadas telefónicas en los expedientes, así como el especial interés por parte de la Delegación del Gobierno en que fueran los propios asistentes los que llevaran a efecto la cancelación de las manifestaciones, hace considerar, por un lado, la posible intencionalidad de la Delegación del Gobierno en que las mismas no figuren en un registro oficial; y por otro, el amplio conocimiento de la Delegación del Gobierno de los riesgos que comportaba la celebración de las concentraciones ante posibles contagios generados por el COVID-19 y su interés real de que no se celebraran”.

Antes del recorrido por distintos medios digitales de orientación conservadora, el informe comienza con un repaso sobre la evolución de la amenaza de la COVID-19 desde finales de diciembre, cuando las autoridades chinas informaron sobre varios casos de síndrome respiratorio agudo en la ciudad china de Wuhan. En su introducción, la Unidad Orgánica de Policía Judicial establece la cronología de la pandemia en España desde que el 25 de febrero se detecta el primer caso en Madrid y los avisos que distintos organismos internacionales y españoles fueron lanzando sobre el virus. A lo largo de 81 páginas, se repasan las comunicaciones que ha mantenido la Delegación del Gobierno de Madrid, sus expedientes administrativos, las órdenes dictadas e incluso sus publicaciones en redes sociales.

También en ese tramo del documento afloran errores clamorosos. A la hora de analizar los avisos de los organismos internacionales supuestamente ignorados por las autoridades españolas, el informe policial fecha la declaración de la pandemia por la Organización Mundial de la Salud el 30 de enero de 2020, cuando en realidad tuvo lugar casi mes y medio más tarde, el 11 de marzo, tres días después de la manifestaciones feministas en varias ciudades españolas que están en el origen de la denuncia.

El atestado confunde en este caso la declaración de pandemia, que en unas horas motivó la declaración del estado de alarma, el confinamiento y todo lo que vino después, con la emergencia sanitaria internacional, un instrumento pensado para buscar una respuesta coordinada de distintos países ante eventos internacionales que pueden interpretarse como un riesgo para otros Estados.

El informe da munición a las derechas, que desde el principio han tratado de situar las marchas del 8M en el origen de los contagios de la capital de España, la más castigada por la pandemia que acumula un mayor número de muertes. Y ha tenido consecuencias. A raíz de la filtración de algunos de sus párrafos, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, destituyó al coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, responsable de la unidad que firmó el informe, y que según fuentes del instituto armado desconocía su contenido, puesto que esos agentes operaban como policía judicial a las órdenes de la magistrada que instruye el caso.

Hoy han vuelto a filtrar a la prensa una versión “corregida” del mismo “informe”. ¡¡¡Pero tienen la desvergüenza de esgrimir el secreto de sumario como coartada de su sacrosanta confidencialidad ante los requerimientos del gobierno!!! El ministro se ratifica en su pretensión de justificar el cese por las filtraciones a la prensa. El gobierno tiene que depurar unos cuerpos policiales que fueron utilizados por el PP para eliminar pruebas de sus casos de corrupción. Cualquier otro político habría hecho exactamente lo mismo que Grande-Marlaska en similares circunstancias.

Figueres, la Marca Hispànica, 4 de junio de de 2020, actualizado el 5 de junio a las 11:40 h.

VOX SIGUE EL EJEMPLO DEL TRUMPISTA BOLSONARO E INSTIGA UN GOLPE DE ESTADO MILITAR

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/06/perez-de-los-cobos-1024x576.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/06/perez-de-los-cobos-150x150.jpgEDITORNacionalUncategorizedcoronavirus,extrema derecha,fake news,imperialismo,voxLOS CARGOS DE CONFIANZA NO PUEDEN ACTUAR CON TAMAÑA DESLEALTAD. Nada extraño o sospechoso en el cese del coronel. Sus superiores perdieron la confianza subjetiva que era el fundamento, el requisito y la condición sine qua non de su vinculación al cargo. El informe de la discordia es más bien...Semanario online