Vista aérea de la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid), foco principal de la pandemia en España.

LA DENUNCIA DEL 8-M COMO MANIOBRA POLÍTICA PARA MINIMIZAR LOS HECHOS DE TORREJÓN DE ARDOZ. La derecha pretende encubrir las evidentes responsabilidades de una institución sistémica utilizando a las feministas —y a la izquierda en general— como chivos expiatorios del desastre pandémico. Ahora bien, aunque las manifestaciones del 8-M fueron harto inoportunas y facilitaron sin duda alguna la propagación del virus, a estas alturas resulta absolutamente incontestable que éste se hallaba ya por aquellas fechas en fase de transmisión comunitaria. Puede aventurarse que comenzó a propagarse por España en noviembre de 2019. Los grandes medios de comunicación siguen sin explicar, en efecto, cómo pudieron contagiarse los deportistas de los Juegos Militares Mundiales antes (octubre de 2019) de que estallara la pandemia en Wuhan (diciembre de 2019). El único “relato” razonable es bastante obvio, a saber: una delegación deportiva contagió a las demás en la Villa Olímpica y desde ahí el virus se expandió al resto de la ciudad china. De las delegaciones contagiadas sabemos que, hasta la fecha, todas eran representaciones de ejércitos de la OTAN; y también sabemos que éstos presionaron a los infectados para que ocultaran los hechos. Incluido aquí el ejército español. De aceptarse esta hipótesis explicativa, la más coherente hasta la fecha con la realidad que conocemos, en España el Covid-19 habría primero contagiado al personal de cuarteles o establecimientos militares empezando por la base aérea de Torrejón de Ardoz. 

La periodista Beatriz Talegón.

El primer artículo —del que hemos tenido noticia a posteriori— denunciando las responsabilidades del ejército fue publicado por Beatriz Talegón en Diario16 el 8 de mayo. El nuestro apareció un día después y, aunque no se mencionó la base de Torrejón de Ardoz, sí se hizo referencia a la sospechosa peripecia del ejército español. 

DECENAS DE MILITARES EUROPEOS SE CONTAGIARON DE CORONAVIRUS DOS MESES ANTES DEL BROTE DE WUHAN

A continuación reproducimos íntegra la decisiva aportación de Talegón.

Torrejón de Ardoz: misterioso foco inicial de COVID-19 y absoluto silencio sobre la base militar

Por Beatriz Talegón – 08/05/2020

Fuente: https://diario16.com/torrejon-de-ardoz-misterioso-foco-inicial-de-covid-19-y-absoluto-silencio-sobre-la-base-militar/

Tal y como informábamos esta mañana, hay militares españoles que han afirmado tener síntomas de COVID-19 tras volver de los juegos de Wuhan. Sorprendentemente desde el ministerio de Defensa no se les ha realizado ninguna prueba ni se ha confirmado si, efectivamente han estado o no infectados o expuestos al virus.

Cabe recordar que, ya el 1 de marzo se publicaba en la televisión pública de Madrid que “la mayor incógnita en estos momentos radica en el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz, donde se habían registrado varios enfermos sin que el origen estuviera claro”. De hecho, Torrejón de Ardoz se señaló como el principal foco de infección de Madrid.

Según se explicaba, había diez personas en ese momento que generaban preocupación en el Ministerio de Sanidad y para los expertos, ya que no entendían de qué manera podían haberse podido infectar.

En un primer momento se señaló a un grupo religioso como posible foco del contagio, algo que generó malestar entre los evangelistas y exigieron al ministerio que se disculpase.

El 6 de marzo dio positivo un suboficial de la Base Aérea Militar de Torrejón de Ardoz. Según se publicaba en La Información, “el ministerio de Defensa pone en marcha medidas de actuación y pide “prudencia”.

Se trataba del primer caso de coronavirus, según la noticia, en las Fuerzas Armadas. El suboficial pertenece al Ala 12 del Ejército del Aire.

Según se puede leer en la noticia, “en Torrejón también aterrizaron hace unos días los españoles repatriados de la ciudad china de Wuhan, foco de coronavirus. Llegaron justo hace una semana para ser trasladados al hospital militar Gómez Ulla”. Estas personas, después de la cuarentena no tuvieron síntomas de COVID-19.

El 9 de marzo la ministra de Defensa informó de que eran dos los militares infectados (confirmados positivos) en la base militar de Torrejón de Ardoz y en la de Rota, y que un mando del ejército de Tierra estaba en aislamiento al haber estado en contacto con un mando italiano infectado.

El 15 de abril, un militar español con COVID-19 era evacuado desde Mali, y llegó directo a la base aérea de Torrejón junto con ocho compañeros en un avión medicalizado. A día de hoy nada se sabe sobre este militar ni su estado de salud.

Días después, el 23 de abril, fallecía un comandante del Ejército del Aire destinado en Torrejón de Ardoz, por COVID-19. El militar tenía 59 años y llevaba “varias semanas luchando contra el COVID-19, ingresado en la UCI”. Estaba destinado en el Centro de Observación de Satélites ubicado en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid y no había formado parte de la operación Balmis de lucha contra el coronavirus”.

A medida que se conocen los casos de los militares que participaron en los juegos mundiales militares de Wuhan, se genera más interés en conocer si pudieran haber sido infectados y cuál ha sido su estado de salud. Información que por el momento, desde el ministerio de Defensa no se ha facilitado.

Todo indica que estamos ante unos hechos gravísimos que, como poco, reclaman una clarificación por parte de las autoridades militares españolas.

Figueres, la Marca Hispànica, 9 de junio de 2020.

EL EJÉRCITO METIÓ EL VIRUS EN ESPAÑA Y LUEGO TAPÓ LOS HECHOS (1)

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/06/torrejon-de-ardoz2.jpeghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/06/torrejon-de-ardoz2-150x150.jpegEDITORNacionalcoronavirus,crímenes del liberalismo,extrema derecha,oligarquía,sionismo,terrorismo,voxLA DENUNCIA DEL 8-M COMO MANIOBRA POLÍTICA PARA MINIMIZAR LOS HECHOS DE TORREJÓN DE ARDOZ. La derecha pretende encubrir las evidentes responsabilidades de una institución sistémica utilizando a las feministas ---y a la izquierda en general--- como chivos expiatorios del desastre pandémico. Ahora bien, aunque las manifestaciones del 8-M fueron...Semanario online