PARTIDO POLÍTICO DENUNCIA LA EXISTENCIA DE ÉLITES CRIMINALES INTERNACIONALES ENEMIGAS DE LA NACIÓN. Ocurre por primera vez en la historia parlamentaria de España. Pero Vox miente. Esas élites existen, sin duda, pero no son las élites progres que Santiago Abascal denunció, sino la oligarquía financiera hipercapitalista de ideología judeo-cristiana, sionista y neoliberal para la que el propio Abascal trabaja con fruición. Ni siquiera las referencias expresas al oligarca judío Georg Soros pueden ocultar que este especulador, discípulo del filósofo liberal-conservador también judío Karl Popper, se adscribe a posiciones políticas y geoestratégicas anticomunistas, ultraliberales y pro-OTAN. Resulta literalmente imposible vincular a Soros con el virus chino y el régimen autoritario que lo habría puesto supuestamente en circulación infectándose a sí mismo. La pregunta es si los Rothschild, los Rockefeller y los Warburg —por mencionar sólo a algunos de los clanes financieros y bancarios oligárquicos—, tienen algo que ver con la izquierda, el progresismo o el comunismo. Todos ellos exhiben ideologías de corte derechista: judaísmo, neoliberalismo, sionismo, judeo-cristianismo y fundamentalismo evangélico calvinista. ¡No existen esas presuntas élites progres y quien lo pretenda sólo encubre a la propia oligarquía propalando bulos y falsas pistas! Cierto que el agente intoxicador podría actuar así también por pura idiotez, pero, en todo caso, promueve objetivamente los perniciosos intereses oligárquicos. El enemigo de los trabajadores, la inmensa mayoría de la nación, está a la derecha, no a la izquierda. Las falsas izquierdas títeres de Soros (PSOE y Podemos, por ejemplo) son derechas liberales encubiertas. El partido post-marxista de los trabajadores nacionales espera todavía el día de su fundación. Que no te engañen.

ÉLITE GLOBALISTA: ¿DE DERECHAS O DE IZQUIERDAS?

LAS IMPOSTURAS O IDIOTECES DEL DISCURSO DE ABASCAL SOBRE LAS PRESUNTAS ÉLITES PROGRES

A partir del minuto 35 del video empieza Abascal a perorar sobre la “tiranía progre y globalista” de Bruselas. Pero el globalismo no es progre, sino neoliberal, o sea, para entendernos, de derechas. El globalismo promueve la llamada libre circulación de la fuerza de trabajo dentro de una selva hipercapitalista denominada mercado mundial, todo ello con el fin de abaratar el precio de la mano de obra en las naciones soberanas y dondequiera que existan unos derechos sociales que amparen a los trabajadores autóctonos. El globalismo significa, así mismo, recortes sociales, deslocalizaciones de empresas, legislaciones laborales esclavistas, inmigración masiva, es decir, derecha puraPor supuesto, a las papilas gustativas de la extrema derecha precapitalista y feudal, la derecha neoliberal puede antojárseles “progresista” por aquéllo de que el liberalismo es pecado, pero amalgamar esta percepción ideológica del capitalismo moderno con un supuesto “socialcomunismo” de la Unión Europea roza la demencia o… la desvergüenza. 

Sin embargo, es un hecho que Abascal intenta imputar las fechorías del mundialismo y del globalismo a un supuesto progresismo, a algo denominado “la izquierda” y a un delirante social-comunismo de… Wall Street (o la City de Londres). Acto seguido, observamos que, en efecto, esta Europa completamente dominada por el FMI y, consecuentemente, por la oligarquía financiera hipercapitalista, se convierte, para Abascal, en algo muy parecido “a la República Popular China, la Unión Soviética o incluso a la Europa soñada por Hitler(sic), con lo cual alcanza Vox las más altas cotas de la mentira y del fraude o, en su defecto, de la ignorancia y la imbecilidad. Porque Abascal identifica expresamente ciertas instituciones, a saber, Bruselas, los fondos de inversión, Davos, el FMI, el Banco Mundial y las multinacionales —véase a partir del minuto 30:46 del video enlazado—, pero parece omitir, por mala fe o estupidez, que son precisamente esas instituciones neoliberales y derechistas las que rigen la Unión Europea, articulando una parte esencial del entramado oligárquico occidental. ¿Ignora acaso Abascal que el FMI es uno de los miembros de la famosa troika, es decir, del órgano, oficial y nada oculto, que decide los destinos de Europa pisoteando la soberanía de las naciones? ¿La troika es china y “socialcomunista” o más bien “hipercapitalista” y pro-estadounidense?

En el minuto 37:55 aparece Soros, encarnación de ese ultracapitalismo que, tras el derrumbe del Muro de Berlín, se ha apropiado de los significantes simbólicos del mito del progreso y al que, al parecer, Abascal confunde —maliciosamente— con el “social-comunismo”. Se refiere Abascal a unas “oligarquías degeneradas”, pero no identifica qué oligarquías son, aunque lo tendría muy fácil habiendo desgranado ya la ristra de chiringuitos antidemocráticos que las personifican jurídicamente. Entidades que, a su vez, bailan al son del Club Bidelberg, un engendro de la OTAN que nada tiene que ver con China. Pero, ¿cómo caracteriza el líder de Vox a Soros en su discurso? Soros sería “un enemigo de las fronteras europeas, del presidente estadounidense y del Estado de Israel” (minuto 38:33). Con lo cual, se concluye que los EEUU e Israel nada tienen que ver con aquéllas “oligarquías degeneradas”, sino que desfilan en el mismo bando de los esforzados “patriotas” “cristianos”. El financista y pederasta Jeffrey Epstein no sería así un judío neoyorkino, sino un peligroso rojo social-comunista pequinés. Abascal insiste en imputar a Soros la financiación del separatismo catalán, cuando el propio hijo del primer ministro israelí, a saber, el niñato sionista Yair Netanyahu, ha reconocido públicamente que Israel seguirá apoyando a los sediciosos mientras España persista en solidarizarse con los palestinos. Hecho que Abascal no puede desconocer porque provocó un agrio debate en Twitter entre dicho detestable engendro de Sión y el propio Abascal.

JAUME FARRERONS: “ALBERT RIVERA OCULTÓ LOS VÍNCULOS ENTRE PUIGDEMONT Y LA SECTA ULTRADERECHISTA JUDÍA CHABAD”.

Tampoco son ningún secreto las relaciones de Puigdemont con la secta supremacista judía Chabad y sus encuentros secretos en el restaurante kosher de Girona Draps. De conocimiento público son también las fotografías de Puigdemont con los rabinos racistas. El patriota (¿?) de Vox prefiere, empero, acusar a Soros; un personaje siniestro implicado, sin duda alguna, en la llegada masiva de inmigrantes, “la invasión”, pero sobre el que no existe ninguna evidencia convincente de su cacareado apoyo al separatismo. El repugnante pseudo-patriotismo de Abascal consiste, pues, en ocultar y, por ende, amparar políticamente a los enemigos sionistas de la unidad de España mientras se pavonea sobre un caballo representando el papel, puramente teatral, mediático y engañoso, de valiente héroe nacional.

Rabinos de Chabad con el presidente de EEUU y jefe de Santiago Abascal, el demente Donald J. Trump.

Abascal acusa de traición a otros cuando él es tan traidor cuan los títeres de Soros. ¿Será necesario añadir que los traidores deben recibir su merecido en los términos estrictamente patrióticos que el líder de Vox, aunque con falsía y nauseabunda mendacidad, ha hecho suyos en repetidas ocasiones? ¿Entiende Abascal que ya ha sido moralmente condenado por los crímenes que está perpetrando ahora mismo en perjuicio de todos los patriotas españoles a los que ha engañado y, por ende, en perjuicio de España? Tarde o temprano, subrayémoslo para que no quede ninguna duda, tendrá que rendir cuentas de sus fechorías bajo los mismos preceptos políticos y morales que él ha convalidado en el Congreso de los Diputados durante sus catilinarias contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Pero, en su caso, con el agravante de haber representado el papel de patriota y envenenado así la única —y última— trinchera desde la cual nuestra nación hispánica podía ser rescatada del abismo.

Figueres, la Marca Hispànica, 24 de octubre de 2020

CARTA ABIERTA DE JAUME FARRERONS A SANTIAGO ABASCAL

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/10/abascal-copia-trump-768x1024.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2020/10/abascal-copia-trump-150x150.jpgEDITORNacionalextrema derecha,imperialismo,judaísmo,judeo-cristianismo,neoliberalismo,oligarquía,posverdad,sionismo,voxPARTIDO POLÍTICO DENUNCIA LA EXISTENCIA DE ÉLITES CRIMINALES INTERNACIONALES ENEMIGAS DE LA NACIÓN. Ocurre por primera vez en la historia parlamentaria de España. Pero Vox miente. Esas élites existen, sin duda, pero no son las élites progres que Santiago Abascal denunció, sino la oligarquía financiera hipercapitalista de ideología judeo-cristiana,...Semanario online