AUNQUE SUS ORÍGENES MEXICANOS SON ULTRACATÓLICOS, “EL YUNQUE” ESPAÑOL SE FORJÓ EN EEUU BAJO EL AUSPICIO DE JUDÍOS NEOCON. Esto es lo que acredita documentalmente en su obra El Yunque en España. La sociedad secreta que divide a los católicos (Madrid, Ed. Amanecer, 2015) el escritor católico Santiago Mata, quien considera “El Yunque” una organización que atenta contra los principios del catolicismo. Con esta obra empezamos a examinar la blibliografía existente sobre esta secta destructiva que controla la cúpula de Vox. 

Santiago Mata en una presentación de su obra.

LAS FUENTES DE SANTIAGO MATA

La obra de Mata está basada en testimonios de ex miembros de “El Yunque” que mantienen el anonimato por razones de seguridad. El motivo es que “El Yunque” es una secta bien capaz de adoptar represalias contra sus adversarios y, ya no digamos, contra sus renegados. Hete aquí algunas de las prácticas de “El Yunque” según el también escritor Álvaro Delgado, citado por Mata (p. 113):

Son los miembros de El Yunque los que lanzaron, en 1996, bombas contra el periódico El Día; los que dieron, también ese año, una paliza al periodista Miguel Ángel Granados Chapa; los que prendieron fuego al Aula Magna de la Universidad Autónoma de Querétano, en 1976; los que atacaron a los actores de Cúcara y Mácara, en 1981; los que usaban armas en las Universidad Autónoma de Puebla y en la UNAM, desde los cincuenta hasta los ochenta, para intimidar a sus adversarios; los que lanzaron pintura roja contra el obispo Sergio Méndez Arceo; los que destruyeron la muestra en el Museo de Arte Moderno, en 1988; los que reventaron la convención del PAN en 1976 (n. 62 http://www.proceso.com.mx/?p=216824)(op. cit., p. 113).

Y añade Mata:

Sergio Méndez Arceo, que desde 1952 hasta su renuncia al cumplir los 75 años en 1982 fue obispo de Cuernavaca (Morelos) y que apoyó desde 1959 la revolución cubana ganándose el mote de “obispo rojo”, habrúa sufrido el ataque del Yunque en mayo de 1972 en un aeropuerto, y cuatro meses más tarde le arrojaron ácido sulfúrico durante una mesa redonda que se desarrollaba en la Ciudad Universitaria (op. cit., pp. 113-114).

La violencia —probada— de esta secta paramilitar y sus métodos totalitarios justifica, por tanto, el anonimato de las fuentes testimoniales de Santiago Mata.

EL TRANSFONDO NEOCON SIONISTA DE “EL YUNQUE” ESPAÑOL

Aunque en sus orígenes mexicanos “El Yunque” ostenta posiciones no sólo ultracatólicas sino también marcadamente antisemitas cristianas, la versión española deja traslucir otras influencias de signo opuesto, a saber, sionistas cristianas y sionistas judías. La cita que viene a continuación es transcripción literal del testimonio de la Fuente A, ex miembro de “El Yunque”:

Mi opinión es que el Yunque es un caballo de Troya de Estados Unidos para controlar la sociedad española, en particular a los católicos, y poderlos volver en un determinado momento contra la propia Iglesia católica. Ese es el sentido de que el Instituto Phoenix en USA esté lleno de apellidos Wasp y judíos. Se notó en la Guerra de Irak (2003), cuando Hazte Oír apoyó a tope a Aznar y a los republicanos neocones de USA, en contra de lo que pedía Juan Pablo II (op. cit., p. 206).

Santiago Mata, El Yunque en España. La sociedad secreta que divide a los católicos (Madrid, Ed. Amanecer, 2015, p. 206, Fuente A).

Como quedó demostrado ante los tribunales y CARRER LA MARCA acreditó en el primer artículo de esta serie, Hazte Oír es la tapadera liberal de “El Yunque” dentro de Vox.

LA SOCIEDAD SECRETA “EL YUNQUE” CONTROLA LA CÚPULA DIRIGENTE DE VOX (1)

¿MÉXICO O EEUU? LOS NEOCON SIONISTAS JUDÍOS QUE MUEVEN LOS HILOS DE VOX

El propio Ignacio Arsuaga, capitoste de Hazte Oír, reconoce los orígenes de esta tapadera en el Instituto Phoenix de Arizona “en una entrevista que le hizo Fernando Vaquero para el número 74 de la revista “Arbil”, y que se publicó antes del 23 de enero de 2004″:

Algunos de los fundadores de HazteOir.org nos conocimos en los cursos de verano del Instituto Phoenix en los EE.UU (http://www.arbil.org%2874%29arsu.htm, op. cit., p. 190).

Sin embargo, según Santiago Mata:

Los yunteros españoles no se conocieron en Estados Unidos, aunque algunos participaran en cursos de instituciones neoconservadoras norteamericanas. En la segunda parte de su entrevista, publicada el 12 de enero de 2015 en Forum Libertas, Victoria Uroz refiere en concreto que los yunquistas “cuentan con personas afines en la Universidad de Notre Dame, en Indiana, EEUU, en concreto en el Pan American Institute for Political Studies, donde Luis Losada y otros miembros del Yunque acudían para realizar cursos de verano desde 1992 (http://www.forumlibertas.com/entrevista-a-victoria-uroz-ii-el-yunque-es-un-desafio-que-no-tiene-precedentes-en-la-historia-de-la-iglesia/). / La existencia del Pan American Institute for Political Studies en Notre Dame es constatable por una foto de grupo tomada en julio de 1991 con el ideólogo neoconservador Gerhart Niemeyer (1907-1997), nacido en Essen (Alemania). Según su hijo Paul, Niemeyer se exilió tras la toma del poder por Hitler en 1933, acompañando a su maestro, el profesor judío y socialdemócrata Hermann Heller (…) (http//www.theimaginativeconservative.org/2014/01/gerhart-niemeyer-refugee.html). (…) / Parece claro que los yunteros españoles debieron recibir por su cuenta o en algún tipo de reunión informal un adoctrinamiento en la línea del neoconservadurismo político estadounidense, ya que no tendría mucho sentido cruzar el Atlántico para recibir doctrina católica, habiéndola a espuertas en Europa (op. cit., pp. 191.192).

No debe sorprender que los orígenes de “El Yunque” se encuentren, por tanto, en referentes intelectuales de izquierdas, como el socialdemócrata Hermann Heller, siendo así que el neoconservadorismo americano está nutrido en su mayor parte por ex trotskystas y ex socialdemócratas… judíos.  Estos progres emigraron de Alemania tras la depuración estalinista de dirigentes judíos soviéticos durante los juicios de Moscúy el consiguiente pacto Hitler-Stalin— y se pasaron al sionismo, cristiano o judío, mucho antes del derrumbamiento de la URSS. En un sorprendente —o no tan sorprendente— giro derechista, los ex trotskystas promovieron acto seguido el movimiento neoconservador judeo-estadounidense que en los años noventa del siglo XX se apoderó de las instituciones políticas de los EEUU y las utilizó de forma descarada al servicio de Israel. Sobre las relaciones entre el neoconservadorismo estadounidense y los judíos ex trotskystas y ex socialdemócratas huídos de Alemania hay abundante bibliografía científica y material periodístico de primera calidad. No es ésta una fabulosa teoría de la conspiración, sino un hecho histórico reconocido por todos los especialistas. Tan reconocido como el lugar común de que el judío marxista de la Escuela de Frankfurt Herbert Marcuse trabajó para la CIA durante la Segunda Guerra Mundial y recibió una beca de la Fundación Rockefeller para escribir El hombre unidimensional, biblia del llamado “marxismo cultural”. La clave interpretativa de los hechos modernos hay que buscarla siempre en el sionismo, es decir, en el nacionalismo judío, un fenómeno transversal a la —en ocasiones muy engañosa— oposición derechas-izquierdas. Un ejemplo, entre otros muchos, es el de Irving Kristol, fundador de la corriente neocon, ex trotskysta y judío. Aquí enlazamos un artículo de “El Confidencial”. Pueden ustedes leer el siguiente parágrafo:

Pero una de las reacciones más interesantes fue la de un grupo de intelectuales ―la mayoría judíos, neoyorquinos y de izquierdas― que habían trabajado como editores en las pequeñas y combativas revistas culturales de la época, como ‘Commentary’, ‘Encounter’ y ‘The New Leader’. Algunos de ellos, además, habían fundado en 1965 ‘The Public Interest’, una revista que se convirtió en el emblema del rearme intelectual del conservadurismo y se publicó hasta 2005. Su primer director, Irving Kristol, más tarde considerado el “padrino del neoconservadurismo”, reconocía que a lo largo de su vida había sido “neomarxista, neotrotskista, neosocialista y neoprogresista”. En esta última encarnación, durante los cincuenta y principios de los sesenta, fue un defensor del establishment de izquierdas, que daba por buenos el New Deal de Roosevelt y la ampliación del estado de bienestar en los años subsiguientes, y la enorme intervención en la economía que eso había supuesto.

Así que cuando hablamos de neoconservadores estadounidenses que promueven la fundación de “El Yunque” en España, estamos, en primer lugar, hablando de sionistas, es decir, de nacionalistas judíos que ayer eran de izquierdas y hoy son de derechas pero mañana pueden volver a ser de izquierdas, según les convenga. Este dato, de interés general, tiene además una importancia decisiva para entender las estrechísimas relaciones de Vox con otra organización criminal, a saber, el grupo terrorista judeo-iraní CNRI-MKO, que en sus orígenes decía ser de ideología “islamo-marxista” pero luego se transformó milagrosamente en un peón neoconservador del Pentágono y del Estado de Israel en Oriente Medio. Para los ultras que leen —rara avis— o los católicos que duden y sólo lean escritos de fuentes “fiables”, tenemos la siguiente entrada publicada en Hispanismo.org . Neoconservadorismo judeo-estadounidense y catolicismo, podría titularse. Reproducimos íntegramente el texto —con sólo algunas correcciones ortográficas y sintácticas— para mayor comodidad del usuario:

“New Oxford Review” – Diciembre de 2005. Editorial.

¿Qué es un neoconservador? ¿Importa?

Por Dale Vree.

Recibimos una carta de Christian Crampton de Newport Beach (California) diciendo: “Respecto a su editorial de septiembre (‘Tu voz de catolicismo ortodoxo, sin hilos anexos’), aparecía una palabra que me gustarían definan para mí. La he visto ocasionalmente en la New Oxford Review, pero usted la usó más de 10 veces en el editorial. La palabra es ‘neoconservador’ (neocon).Antes del editorial de septiembre y especialmente desde entonces, mucha gente nos ha pregunta qué es un neocon.

Su editor ha seguido a los neocons por más de 35 años, y he tenido trato con la mayoría de ellos (pero no debí haber asumido que todos sabían lo que es un neocon). Dado mi pasado, podría haber sido un auténtico neocon si hubiera querido. Pero no quería. He aquí un resumen breve; podría decir más, pero ésta es la esencia de ello.

Los neocons auténticos descienden de los movimientos comunistas y socialistas, habiendo sido los líderes trotskystas más prominentes (esto es, comunistas de ultra izquierda). Cuando Stalin tomó el poder en la Unión Soviética, los trotskystas fue perseguidos con severidad, y finalmente el mismo Trotsky fue asesinado en México. Stalin era un gentil (de hecho, un ex seminarista) y Trotsky era un judío, y la línea divisoria entre stalinistas y trotskystas pasaba en gran parte por la misma divisoria (con excepciones significativas, especialmente en los primeros años de los estados satélites soviéticos en Europa oriental, antes que muchos judíos de esos estados satélites fueran purgados del partido, incluso ejecutados).

Stalin se hizo cada vez más anti semita, y los trotskystas judíos tenían otra razón para odiar a Stalin. Después de la Segunda Guerra Mundial cuando se estableció Israel, la Unión Soviética se alineó con los árabes contra Israel, y la Unión Soviética básicamente no permitió a los judíos emigrar a Israel. Otra razón para odiar a Stalin y la Unión Soviética.

Muchos trotskystas judíos –y otros judíos izquierdistas (pero no la mayoría de ellos)—se hicieron cada vez más y en forma vehemente anti comunistas. Muchos apoyaron la Guerra de Vietnam y fueron extremadamente hostiles a las políticas de ‘détente’ de los presidentes Nixon, Ford y Carter. Estos ex izquierdistas judíos percibían a la izquierda, incluso los progresistas (correcta o incorrectamente), como pro árabes y pro palestinos. Estos ex izquierdistas judíos evolucionaron hacia lo que ellos llamaron ‘neoconservadores’. Como Benjamin Ginsberg dijo en su libro ‘The Fatal Embrance: Jews and the State’ (University of Chicago Press), “un factor importante que los condujo [a los neocons judíos ex izquierdistas] inexorablemente hacia la derecha era su apego a Israel…”

La meta principal de los neocons judíos –aunque no su meta exclusiva—ha sido proteger a Israel (lo que, suponemos, es su derecho), y ven un Imperio Americano como la mejor manera de hacerlo. Sí, sabemos que no se supone que uno diga eso, pero tenemos el mal hábito de decir la verdad desnuda.

Así los neocons quieren un Imperio Americano, y el neocon judío Jonah Goldberg expuso su ideal de la manera más patente cuando dijo: “Cada diez años más o menos, los Estados Unidos necesitan tomar algún pequeño país desperdiciado y arrojarlo contra la pared, sólo para demostrar lo que queremos.”

Es interesante que el juez John Roberts fue inquirido por el Comité Judicial del Senado respecto a su lealtad a la Fe Católica (la que negó resueltamente), pero uno no puede cuestionar a los judíos neocons sobre su lealtad a Israel. Esto es una discriminación, así de simple. Si piensa que esto es anti semita, se equivoca. Los católicos deben ser fieles a su Fe Católica más allá de su lealtad a su país (piense en Santo Tomás Moro y tantos otros mártires) –y no es anti católico decirlo. Sobre si los neocons judíos deberían ser fieles a Israel no es algo sobre lo que estemos calificados para comentar. Sin embargo, queremos notar que Murray Polner y Adam Simms, ambos judíos, dijeron: “¿Los intereses de Israel conducen la política de los EE.UU. en Medio Oriente? Es una pregunta justa, a pesar de que cualquiera que la pronuncie arriesga se acusado injustamente de anti semita” (“Commonwealth”, 18 de julio de 2003). Sin embargo, el neocon Richard John Neuhaus hace justamente eso. Dijo: “El ‘lobby judío’ tiene a los Estados Unidos en su bolsillo. Eso dice Philip Weiss, un columnista izquierdista del ‘New York Observer’… Philip Weiss tiene algo, aunque nada original, sobre la influencia de los judíos en nuestro país y su política hacia Medio Oriente… Pero, ¿por qué Philip Weiss está coqueteando con… ideas anti semitas pasadas de moda?” (First Things, diciembre de 2002, pp. 90-91). Weiss “tiene algo, aunque nada original” pero Neuhaus lo reprende por coquetear con el anti semitismo. Si lo que Weiss dice es verdad, entonces ensuciar su nombre por coquetear con el anti semitismo es el último refugio de un sinvergüenza.

Por otro lado, a riesgo de sonar filo semita, los neocons judíos eran y son extremadamente enérgicos y muy brillantes, y han logrado grandes avances en el movimiento conservador, frecuentemente junto a gentiles voluntarios. Son enormemente influyentes y poderosos en el gobierno de George W. Bush –podríamos llamarlos un ‘apparatchiki’ neocon. No, ésta no es una conspiración judía, porque es a plena luz del día, y la mayoría de los judíos no son neocons (probablemente porque piensan que las políticas imperialistas de los EE.UU. no son buenas para Israel o los judíos). Y existen neocons que no son judíos –la mayoría de ellos siendo recién avispados, que consideran “de moda” ser neocon. Algunos neocons gentiles no saben que están siendo usados, mientras que otros lo saben bien, pero no les importa, porque lo ven como un pasaje a la influencia y el poder. Otros conservadores y neocons gentiles piensan que están usando a los judíos neocons porque creen que proteger Israel es un avance en el establecimiento de un Imperio Americano y en el control de la mayoría de las reservas petroleras del mundo.

Una de las divisorias entre los stalinistas y los trotskystas era que los stalinistas decían que uno puede tener el “socialismo en un país” mientras que los trotskystas demandaban una “revolución mundial socialista” (lo que era fiel al pensamiento de Marx). Pero dado que los trotskystas amargaron la revolución socialista, transfirieron su alianza a la “revolución democrática mundial”, de ahí su ambición por exportar la revolución democrática a todos lados y hacer intervenir militarmente a los EE.UU. en los asuntos de naciones soberanas, lo que transformaría a los Estados Unidos en una nación “matona” (que es la forma en que muchos europeos ven a los EE.UU.). En el segundo discurso inaugural de Bush, dijo: “La supervivencia de la libertad en nuestra tierra depende cada vez más del éxito de la libertad en otras tierras.” Esto suena como venido directamente de la botella de Trotsky: la supervivencia de la Unión Soviética depende cada vez más en el éxito del socialismo en otras tierras. El neocon Stephen Schwartz dijo que “aquéllos que están luchando por la democracia global deberían ver a Leon Trotsky como un precursor.” Schwartz, quien sin vergüenza proclama sus raíces trotskystas, preferiría que los “neocons” sean llamados “trotskycons”.

El neocon Christopher Hitchens, también discípulo de Trotsky, quieren que los EE.UU. sean “una fuerza revolucionaria” para luchar contra el fascismo y la religión, especialmente el islamofascismo. “La religión”, dice, es “el más tóxico de los enemigos… la forma más básica y despreciable de las asumidas por el egotismo y la estupidez humana. El odio frío y constante a ella, especialmente en su forma rara de jihad, ha sido tan sostenedor de mí como cualquier amor.” Dice: “George Bush puede ser subjetivamente cristiano, pero él –y las fuerzas armadas estadounidenses—han objetivamente hecho más por el secularismo que toda la comunidad agnóstica estadounidense combinada y duplicada.” Destruir el Islam pavimenta el camino de la democracia, el aborto, la homosexualidad, la pornografía, etc.

El neocon judío Michael Ledeen dijo: “Tiramos abajo el antiguo orden… Nuestros enemigos siempre han odiado este torbellino de energía y creatividad, que amenaza sus tradiciones (cualesquiera ellas sean [y eso incluiría la tradición católica])… Debemos destruirlas en nuestro logro de nuestra misión histórica”, agregando que “es tiempo una vez más de exportar la revolución democrática”.

“¿Nuestra misión histórica?” El dios de Trotsky era la Historia. En 1921 Trotsky escribió un libro llamado “La defensa del terrorismo”. En 2002 (antes de la invasión a Irak), Ledeen convocó a la “destrucción creativa” de Irak, Siria, Arabia Saudita e Irán. ¿Cuál es exactamente la diferencia entre el terrorismo y la “destrucción creativa”?

En una guerra justa, matar soldados, y matar civiles que se meten en medio de objetivos militares (daño colateral), no es asesinato, mientras que matar civiles a propósito es asesinato. En una guerra injusta –que es lo que la Iglesia Católica dijo de la guerra en Irak—matar soldados, matar civiles en medio de objetivos militares y matar civiles a propósito son todos asesinatos. (¿Y cuál es justamente la diferencia entre el terrorismo y el asesinato en la guerra?) Pero incluso si uno considera la guerra en Irak como justa, el corazón de uno debería estar apesadumbrado. Después de un año y medio de guerra en Irak, “The Lancet” (el diario médico británico) estimaba la cifra de muertos civiles iraquíes en 100.000. Sin embargo, un recuento más reciente luego de dos años de guerra, producido por el Iraqi Body Count con sede en Londres –que no contaba muertes civiles no reportadas en las noticias mediáticas—fijaba la cifra de muertos civiles en 24.865 (con alrededor de 42.500 heridos). Esto suena como una cifra más confiable. De esos 24.865 muertos civiles, 37.3% se debían a los militares estadounidenses, 35.9% se debían a la ola de crímenes que asoló Irak tras la caída de Saddam, y 20.5% se debían a los insurgentes o terroristas. Incluso si uno considerara la guerra en Irak como justa, uno debe alarmarse que los militares estadounidenses hayan matado casi el doble de los civiles que los insurgentes y terroristas. Sea que uno considere a las muertes civiles causadas por los militares estadounidenses –9.270 (desproporcionadamente niños)—asesinato o no, Trotsky estaría orgulloso, ya que dijo: “Debemos librarnos de una vez por todas de la farsa cuáquero-papista sobre la santidad de la vida humana”.

Los neocons, principalmente a través del Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (PNAC), planeaban una guerra contra Irak bastante antes del 11 de septiembre (una gran razón siendo que Saddam apoyaba el terrorismo contra Israel). El gobierno de Bush está sazonado de gente del PNAC, como Dick Cheney, Lewis “Scooter” Libby (procesado por cinco delitos, incluyendo obstrucción de la justicia y perjurio), Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, John Bolton y Richard Perle. Esta gente condujo –seamos honestos—al ignorante presidente Bush, quien no tiene experiencia en asuntos externos, a lanzarla.

Como dijimos en nuestra editorial de septiembre: “Antes que ‘Crisis’ y ‘First Things’ fuesen fundadas, la ‘New Oxford Review’ fue contactada por una fundación neocon –así de la nada. La fundación quería darnos dinero –dinero ‘gratis’. Un tipo voló desde la Costa Este y me preguntó (al editor) para juntarnos por unos tragos en una restaurante de San Francisco –por su cuenta. ¡Por supuesto! (Estábamos desesperados por dinero.) Me dijo que nos financiaría regularmente –si tan sólo apoyásemos el capitalismo corporativo y si apoyásemos una política exterior estadounidense militarista.” Lo que no dije es que este tipo era un neocon judío sin interés en la Cristiandad o el catolicismo, y sospecho que estaba interesado en llevarnos a promover los intereses neocons judíos (lo cual tenía todo derecho de hacer). Como dijimos en el editorial de septiembre, dije “no”, y eso fue el final de eso. Pero las fundaciones neocons no abandonaron. Michael Novak (muy pro Israel) fundó “Crisis” –entonces llamada “Catolicismo en Crisis”—y el P. Neuhaus (también muy pro Israel) fundó “First Things”, ambas con amplio apoyo financiero de fundaciones neocons. Así los neocons encontraron su camino para conseguir que revistas católicas y cristianas se sumaran a sus intereses neocon principalmente judíos (lo cual, de nuevo, es su derecho). ¿Exageramos? No. Cuando la Iglesia Católica denunció la guerra en Irak –llamándola una guerra injusta, una guerra de agresión—tanto Crisis como First Things la apoyaron. [Y Hazte Oír también. CARRER LA MARCA] Un claro caso de apoyar los intereses neocons judíos por sobre la doctrina católica de la guerra justa. Para una sinopsis del apoyo del P. Neuhaus a la guerra en Irak, en base a su apoyo de Israel, vea nuestra nota en “New Oxford Review”, “¿Qué sabe el Papa acerca de asuntos mundiales?” (Nov., pp. 13-14 y 16-17). Si usted sigue viendo esto como anti semitismo, está equivocado de nuevo. En una editorial de “The Forward”, el diario jesuita más antiguo de los EE.UU., se dejó dicho: “Hasta hace poco… gente razonable aún podía despreciar, como propaganda conspirativa anti semita, la denuncia de que la seguridad de Israel fue el motivo real detrás de la invasión de Irak. No más… Sus defensores no pueden ser simplemente silenciados y echados como estrechos. Aquéllos que no están de acuerdo ahora deben argumentar su caso en base a pruebas.”

Más allá de la política exterior, ¿pueden los católicos ortodoxos hacer causa común con los neocons en las guerras culturales? Tal vez. Tal vez no. Como Irving Kristol, un judío ex trotskysta y el padrino del neoconservadorismo, escribió en el “Wall Street Journal”: “Aquéllas guerras [culturales] terminaron y la izquierda ha ganado.”

Sí, puede que sea bastante lucrativo sumarse al fiestero tren neocon, pero no es algo que quisiéramos hacer. “La libertad no es gratuita.” Usted paga un precio por su libertad, y la “New Oxford Review” es verdaderamente libre, aunque relativamente pobre.

Periódicos de pensamiento líder tales como la “New Oxford Review”, “First Things” y “Crisis” nunca darán ganancias. O se apoyan en fundaciones neocons (y no negamos que “First Things” y “Crisis” frecuentemente ayuden a la causa ortodoxa), o lo hacen por su lado, apoyándose en sus suscriptores para mantenerse. Preferimos no tener ningún hilo anexo.

Este artículo demoledor, escrito desde la perspectiva católica, pone de manifiesto la contradicción que puede existir entre ciertos aspectos de la doctrina de la fe —y el catolicismo en general, si es que la doctrina importa algo— y el neoconservadorismo sionista estadounidense. Por ende, dicha falta de armonía, que no es profundamente ideológica pero sí estratégica y táctica, opone las directrices de los sionistas filoamericanos desvergonzados de “El Yunque”, Hazte Oír y Vox, por una parte, a los intereses de Iglesia católica y de los católicos, españoles para más inri, por otra. Evidentemente, la perspectiva de CARRER LA MARCA no es cristiana, pero exponer aquí nuestra propia versión de los hechos nos desviaría demasiado del objeto de nuestro artículo. Baste puntualizar que, a nuestro entender, el sionismo neocon no puede ser combatido desde posiciones religiosas, monoteístas cristianas o islámicas al menos, que comparten su imaginario ideológico con el judaísmo. Es necesario un planteamiento más radical. El judaísmo estaría ya inviscerado en las entrañas mismas del catolicismo.

DENTRO DE CADA CRISTIANO HAY UN JUDÍO O EL SIONISMO EN LA DOCTRINA CATÓLICA

A aquéllos que, a despecho de lo expuesto, sigan dudando sobre la naturaleza judaica y ex troskyista de la ideología neocon estadounidense, les recomendamos la lectura de la obra del filósofo católico José María Mardones Capitalismo y religión. La religión política neoconservadora (Sal Terrae, Santander, 1991), que incluye una bibliografía básica del fenómeno judaico que impregna los fundamentos de “El Yunque” y, consecuentemente, de Vox como partido político al servicio del Estado de Israel. 

El autor explica las diferencias entre el conservadorismo tradicional, católico o Wasp, y el neoconservadorismo (NC). En la página 44 leemos lo siguiente:

Ya hemos indicado algunos rasgos del NC que parecen justificar su novedad. Nueva es, relativamente, su extracción: procedentes de la izquierda no estalinista, en gran parte judíos y neoyorkinos, de familias trabajadoras que, con gran esfuerzo, han triunfado y logrado puestos en la Universidad (Harvard, MIT, Chicago, Berkeley, Stanford y en la política.

En la página 45:

(…) la diferencia de religión (los conservadores serían fundamentalmente cristianos, católicos o protestantes, mientras que los NC procederían del judaísmo).

En la página 52:

La experiencia NC es única: su paso desde la izquierda (trotskysta), a través del partido demócrata, hasta el conservadorismo es exclusivo.

En la nota 41, pág. 44, el autor remite a un estudio monográfico sobre los orígenes judíos del NC:

41. Cfr. la autobiografía de I. Kistol, Reflections, cap. 1. En general, la mejor presentación de los orígenes y clima familiar y socio-cultural, etc. de los NC judíos neoyorkinos la ofrece A. Bloom. Prodigal Sons. The New York Intellectuals and Their World, Oxford University Press, New York, Oxford. 1986.

Con lo dicho doy por demostrado, dentro de los límites de un artículo de prensa, el judaísmo de los neocon en que se ha forjado la secta “El Yunque”. Debe quedar claro que se trata de creyentes judíos, porque lo característico del conservadorismo es la reivindicación y reactivación, existencial y política, del vínculo religioso. Pero en el caso de los neocon, dicho vínculo, conviene subrayar este punto, no es cristiano y, mucho menos, católico, sino judío. 

¿QUIÉN INVENTÓ EL BULO DE LAS ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA IRAQUÍES?

LA HIPERTRAICIÓN SIONISTA DE LOS FALSOS CATÓLICOS Y FALSOS PATRIOTAS DE VOX

Volvamos ahora a la obra de Santiago Mata, donde abunda en la procedencia y dependencia ideológica de “El Yunque”:

Entre las huellas más notables del neoconservadorismo norteamericano de los yunqueros que pusieron en marcha Hazte Oír, estaría para Fuente H el que hicieran campaña a favor de las guerras que a partir del 11 de septiembre de 2001 emprendió el gobierno estadounidense, hasta el punto de que uno de los yunqueros, Pablo Bueno, amigo de Luis Arsuaga, pegó un puñetazo a una persona por defender los criterios de Juan Pablo II (op. cit., p. 193). 

A continuación, palabras testimoniales de la Fuente H:

Nunca les he oído hablar de religión. Lo peor del Yunque es que acaban alejando de la Iglesia a la gente. Eso me sucedió a mí mismo, al ver cómo eran y que alardeaban de católicos. Pero yo no he blasfemado ni roto objetos piadosos, a diferencia de ellos que son sacrílegos. No es casual sino consciente ese actuar como Satanás y alardear de catolicismo, es para quitar la religiosidad al que sea religioso. Nunca les he visto coincidir con el Papa, siempre lo critican diciendo que no saben de economía, política o de lo que sea. Lo que es realmente católico les repele porque les limita su adulterio y les exige ascética, ellos son más partidarios de la predestinación protestante. De pequeños, en misa andaban siempre enredando y no se podía atender, hasta el punto de que por eso yi dejé de ir. Durante años no pisaron la iglesia algunos como Pío y Luis Arsuaga o Juan Ricardo Sandoica. Pío llegaba a simular lo ser del Yunque y una vez le tiró una jarra de agua a su hermano Ignacio a modo de reproche por este asunto (ibídem).

Sobre el tema de la sexualidad poco ortodoxa de los yunqueros españoles, según Santiago Mata, leemos:

Preferiría ignorar las alusiones de Fuente H al adulterio y a otros casos de corrupción sexual entre miembros del Yunque, si no fueran relevantes. Según esta persona, el citado Pablo Bueno mandaba a Luis Arsuaga “vídeos guarros, en particular de mujeres con perros, y éste decía tenerlos por error. “Si podían, siendo solteros, se iban con mujeres todas las noches. Pío tuvo una novia, Isabel, que no quiso entrar en el Yunque, y él la zurraba. Hablaban de que habían logrado crear botellones por la vida: fiestas con barra libre”, concluye este testigo, quien matiza que, en cambio, Luis Losada, “parecía más limpio e inteligente (op. cit., pp. 193-194).

El trato degradante reservado a la mujer no se compadece con el supuesto feminismo de la yunquera y candidata de Vox por Madrid Rocío Monasterio. En efecto, según la Fuente H:

Sobre cómo controlaban a las mujeres los del Yunque me imagino que la respuesta, por lo que he visto es simple coacción moral, y si eso falla coacción física (es decir, soltar guantazos). De esto hemos sido testigos algunos de nosotros. Lo de los noviazgos rápidos y casamientos casi seguidos también es habitual, yo lo he visto en algunos casos. Y otra cosa lo del adulterio y poner los cuernos a la mujer también es muy típico entre los del Yunque, porque lo hacen varios de los que he conocido (ibídem).

Podemos preguntarnos cuál es la verdadera religión de los miembros de la secta que controla Vox y, por ende, qué papel juega el judaísmo en las opciones políticas de Vox. Doble traición. Traición al catolicismo. Traición al nacionalismo español. Hipertraición porque no estamos ante una simple suma: el sionismo es la religión secularizada de la oligarquía financiera mundial y, al mismo tiempo, un nacionalismo judío que otorga prioridad absoluta —luego sacraliza— cierto Estado concreto, a saber, Israel. Así que una traición multiplica a la otra y la convierte en traición a los trabajadores y las naciones todas. Santiago Abascal es el felón por excelencia. 

EL DIARIO “EL MUNDO” DENUNCIA LOS SOBORNOS DE LOS PATROCINADORES DE VOX PARA SER DESCLASIFICADOS COMO GRUPO TERRORISTA

Maryam Rajavi, dirigente del CNRI-MKO, comprando a políticos y funcionarios occidentales con abundantes sumas de dinero.

LA SECTA “EL YUNQUE” Y LA SECTA CNRI-MKO

CARRER LA MARCA ha denunciado en repetidas ocasiones la oscura relación entre Vox y el grupo paramilitar judeo-iraní CNRI-MKO. Una banda terrorista con más de 17.000 víctimas a sus espaldas. Dicha relación ha sido reconocida por el propio fundador del partido, Aleix Vidal-Quadras, quien niega, sin embargo, el carácter terrorista del CNRI-MKO desde que Estados Unidos sacara a la organización del listado de grupos terroristas. El diario “El Mundo” denuncia empero que eso ocurrió, sí, pero “a golpe de talonario”, es decir, mediante sobornos a los funcionarios y políticos que determinan la composición de la lista. Por otro lado, existen más que indicios de que el CNRI-MKO sigue operando como organización terrorista que colabora incluso con Estado Islámico y el Mosad.

Vox, por su parte, recibió en sus inicios cerca de un millón de euros del CNRI-MKO, donación que no declaró al Tribunal de Cuentas a pesar de sus afirmaciones en sentido contrario. Se desconoce, por tanto, quienes son los donantes y el flujo real de dinero entre Vox y el CNRI-MKO permanece oculto. ¡Y no pasa nada!

Según las memorias de un desertor del MEK, Rajavi decía tener una relación mística con un profeta conocido como Imán Zaman, quien es la versión chiíta del tan esperado Mesías.

Pero lo que nos interesa ahora es la naturaleza del CNRI-MKO, una entidad que, además de su actividad paramilitar y terrorista, funciona al igual que “El Yunque” como una secta destructiva. La pregunta que quedará pendiente de respuesta es: ¿qué relación mantiene “El Yunque” con el CNRI-MKO? Porque resulta que el CNRI-MKO también tiene un extraño historial de judaísmo y marxismo. ¿Casualidad? Una secta militar confinada en Albania: quiénes son los iraníes que financiaron a Vox.

“Los Mojahedin empezaron como un grupo guerrillero radical islámico que tomaba prestados muchos conceptos del marxismo para transformar el chiísmo como religión conservadora en una ideología radical”, explica Ervand Abrahamian, un historiador estadounidense de origen iraní y autor de un libro sobre los MeK. “Ahora se ha convertido más bien en un culto basado en la obediencia personal a los Rajavi”, dice a El Confidencial.​

Fuente: https://www.elconfidencial.com/mundo/2019-01-15/mohadejin-e-khalq-socios-iranies-vox-alejo-vidal-quadras_1758146/

En la Wikipedia hallamos, con fuentes acreditadas, lo siguiente:

El 18 de mayo de 2005, Newsweek publicó un artículo sobre el PMOI donde informó que «Human Rights Watch alega que el grupo iraní en el exilio conocido como Mujahideen-e Khalq (MEK) tiene una historia de prácticas de culto que incluyen forzar a miembros a divorciarse de sus esposas y participar en sesiones de autocrítica». Aún más dramático es que los exmiembros del MEK dijeran a HRW que cuando protestaron contra las políticas del MEK o intentaron abandonar la organización, fueron arrestados y, en algunos casos, violentamente abusados y, en otras instancias, encarcelados. Fueron mantenidos en reclusión solitaria por años en un campo operado por el MEK en Iraq bajo la protección de Sadam Husein. Los representantes del MEK en los Estados Unidos y Francia, donde MEK tiene su sede, no respondieron a las llamadas telefónicas de Newsweek y a un correo electrónico que les solicitaba un comentario.​ / El nuevo informe de Human Rights Watch alega que hubo comportamientos extraños y, algunas veces, brutales por los líderes del grupo y el aparato de seguridad interna. Según HRW, tras la derrota militar de 1988, el liderazgo de Rajavi del MEK se hizo cada vez más autoritaria. Según las memorias de un desertor del MEK, Rajavi decía tener una relación mística con un profeta conocido como Imán Zaman, quien es la versión chiita del tan esperado Mesías. Para cimentar mejor su relación con su líder y, en última instancia, su Mesías, Rajavi instruyó a sus seguidores a “divorciarse” de sus esposas. El grupo ya había instaurado una práctica de autocrítica, en las cuales se pidió a los miembros que se sometieran a su propia “revolución ideológica” personal por medio de la “confesión” de deficiencias personales en sesiones especiales. Human Rights Watch afirma que el testimonio de ex prisioneros del MEK pintan una imagen gris de cómo la organización trataba a sus miembros, particularmente, aquellos que mantenían opiniones divergentes o expresaban un intento de abandonar la organización. Otros testigos dijeron a HRW que una práctica de los interrogadores del MEK era «atar cuerdas gruesas alrededor de los cuellos de los prisioneros y arrastrarlos por el suelo». Un testigo dijo a los investigadores que «algunas veces, los prisioneros regresaban a la celda con sus cuellos extremadamente hinchados: su cabeza y cuello tan grandes como una almohada». En una declaración que acompañaba a su informe de investigación, Joe Stork, un experto de Human Rights Watch del Medio Oriente, comenta que: “El gobierno iraní tiene un historial terrible en derechos humanos, pero sería un error promover a un grupo de oposición que es responsable de serios abusos a los derechos humanos”.​ (Isikoff, Michael (18 de mayo de 2005). «Terror Watch: Consider the Source»Newsweek (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2012).

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_de_los_Muyahidines_del_Pueblo_de_Ir%C3%A1n

Logo del CNRI-MKO.

Resulta sorprendente la evolución de este grupo armado judeo-iraní desde posiciones islamo-marxistas a posiciones neoconservadoras, así como la impronta judía en la organización. No olvidemos que fueron los financiadores judeo-iraníes de Vox quienes presionaron a la cúpula del partido para expulsar al historiador Fernando Paz por cuestionar la versión oficial del Holocausto:

El lobby judío-iraní vinculado a Vox propició la salida de Fernando Paz

Sus polémicas declaraciones, negando el Holocausto judío, han sido el desencadenante de su caída

JAVIER PARDO Domingo, 24 de marzo de 2019

Fernando Paz, cabeza de lista por Albacete en Vox, anunció este jueves su renuncia irrevocable a seguir representando al partido. El dirigente, a través de sus redes sociales, alegó que su suerte se había visto truncada por la manipulación mediática y el linchamiento personal de los medios afines a la izquierda sobre su persona.

Sin embargo, según ha podido saber ElPlural.com, el pasó atrás de Paz responde principalmente a una cuestión interna. Sus polémicas declaraciones, negando el Holocausto judío, han sido el desencadenante de su caída. Los adversarios exteriores y la crítica informativa pesan, pero lo que realmente ha provocado la rápida defenestración del ex cabeza de lista en la provincia manchega ha sido el peso de sus propios aliados.

El Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI) -un grupo armado que figuró en los informes internacionales como banda terrorista hasta 2012- ha impuesto su ley. La dependencia económica de la extrema derecha años atrás llevó a los de Abascal a atarse, implícitamente, con los intereses de este lobby judío-iraní.

Según El País, la organización envió mediante donaciones secretas cerca de 971.000 euros a la cuenta de la formación entre diciembre de 2013 y abril de 2014. Un montante que sirvió a los ultras para seguir creciendo, financiar la campaña a las elecciones europeas y cubrir los gastos del día a día. “Los fondos de los exiliados iraníes no solo sirvieron para pagar la campaña europea en 2014, sino también para poner en marcha Vox”, reconoció en enero Alejo Vidal-Quadras, primer presidente y fundador de la formación.

Cerca de 141 transferencias y un millón de euros que exige, todavía hoy, una relación bilateral y rendir cuentas en según qué situaciones. A este grupo de presión judío-iraní no le sentó nada bien escuchar de boca de uno de los dirigentes de la formación que el Holocausto era una farsa. Suficiente para levantar el teléfono, exigir la dimisión y sentar cátedra sobre los límites existentes.

Financiados por un grupo terrorista

Como ya informamos en ElPlural.com, Vox financió el 80% de su campaña europea con dinero procedente del CNRI, un grupo opositor estrechamente vinculado al grupo terrorista Muyahidín-e Jalq (MKO, por sus siglas en ingles).

El MKO es el brazo armado de la organización opositora al régimen iraní y figuró en la lista negra de organizaciones terroristas durante varios años.

Asimismo, se les considera responsables directos de la muerte de más de 17.000 iraníes, según datos de Hispan TV, un medio afín al Gobierno de Irán. Otros rotativos, como el New York Times o la Revista Comuna, cifran la cantidad de bajas del MKO en algo más de 10.000. 

El MKO nació en el año 1965 como grupo opositor al sah de Persia, Mohammad Reza Pahleví, y llegó a perpetrar atentados contra personas norteamericanas. Sin embargo, tras la revolución islámica, perdió el apoyo popular y se refugió en Francia, donde actualmente posee sus principales sedes.

Ímprobos esfuerzos por blanquear su imagen

Volcados en organizarse políticamente para contrarrestar el régimen iraní, el MKO protagonizó una batalla judicial entre 2003 y 2014 para salir de los listados internacionales que los catalogaban como terroristas. Un ímprobo esfuerzo para reconducir su posición que acabó fructificando.

Sin embargo, todavía son muchas las voces críticas con la decisión. El diario The Guardian denuncia el uso del dinero, el clientelismo pagado a golpe de talonario y el silenciamiento inequívocamente interesado de las altas esferas.

Con el beneplácito de Estados Unidos

Aliados de Occidente, muchos esfuerzos de Washington se dirigen a colocar al CNRI al frente de Irán, país con amplios recursos naturales que la Casa Blanca mira con anhelo. Con fuertes apoyos internacionales, este lobby trata de pagar intereses, adentrarse en todas las estructuras internacionales y tener peso y voto en todas las mesas de negociación posibles.

Valga como ejemplo la declinación forzada de Fernando Paz en España. Poderosos aliados con una red cruzada de pesos pesados que imponen el mazo como juez y parte cuando difieren.

Aznar y Zapatero, los otros invitados del CNRI

Como recoge El Confidencial, la oposición a Teherán ha reunido a otros candidatos españoles. Inmersos ahora, desde la lejanía, pero sin perder de vista el objetivo, en el proyecto de Vox, merece la pena recordar cuando en 2014 reunió a dos expresidentes españoles en un acto en París llamado “Free Irán”.

Entre los conferenciantes, y bajo el lema All for freedom (Todo por la libertad), estuvieron José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega.

Fuente: https://www.elplural.com/politica/el-lobby-judio-irani-vinculado-a-vox-propicio-la-salida-de-fernando-paz_213096102

La incuestionable procedencia judeo-marxista de los líderes del CNRI-MKO (bien visible en su logo) no obsta, por tanto, como tampoco obsta la procedencia judeo-marxista (trotskysta) de los neocon estadounidenses, para entender la naturaleza de Vox como instrumento del Pentágono y, por ende, del sionismo internacional y el Estado de Israel. ¿Será culpa nuestra que, al menos en este punto, Adolf Hitler tuviese razón? 

Figueres, la Marca Hispànica, 3 de mayo de 2021.

TERRORISTAS JUDÍOS FINANCIAN VOX

https://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2021/05/el-yunque-libro-santiago-mata-portada-718x1024.jpghttps://intra-e.com/lamarca/wp-content/uploads/2021/05/el-yunque-libro-santiago-mata-portada-150x150.jpgEDITORNacionalcorrupción,crímenes del liberalismo,extrema derecha,judaísmo,judeo-cristianismo,neocolonialismo,neoliberalismo,oligarquía,sionismo,terrorismo,voxAUNQUE SUS ORÍGENES MEXICANOS SON ULTRACATÓLICOS, 'EL YUNQUE' ESPAÑOL SE FORJÓ EN EEUU BAJO EL AUSPICIO DE JUDÍOS NEOCON. Esto es lo que acredita documentalmente en su obra El Yunque en España. La sociedad secreta que divide a los católicos (Madrid, Ed. Amanecer, 2015) el escritor católico Santiago Mata,...Semanario online